Por primera vez Barack Obama, expresidente de los Estados Unidos, visitó Bogotá para participar en el Exma 2019. El exmandatario norteamericano habló frente a más de 5.000 personas, y tocó temas de educación, emprendimiento, tecnología y hasta recordó un encuentro con Gabriel García Márquez.

Miles de personas lo ovacionaron cuando apareció en el escenario del Exma 2019, que se realizó en el Movistar Arena de Bogotá.

En su intervención, que se extendió por más de una hora y media, el exmandatario norteamericano hizo énfasis en la importancia de fortalecer la educación para el desarrollo de las naciones.

"Como nación, lo más poderoso que puede hacer Colombia es educar a sus niños. Hay que invertir en educación pública y en infraestructura educativa. La mitad del talento de los jóvenes se pierde por falta de infraestructura", dijo el expresidente de los Estados Unidos.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Obama, quien gobernó a la principal potencia del mundo entre 2009 y 2016, es sin duda uno de líderes mundiales más seguidos por los jóvenes. A ellos también les dejó un mensaje.

“Una de las cosas maravillosas de ser joven es que no nos debemos dejar atrapar por las viejas ideas del pasado, hay que ver el mundo de formas nuevas y diferentes. No debemos estar atrapados por esta idea de que así es como lo hemos hecho siempre, quiero que los jóvenes confíen en sus instintos, en su propio poder y capacidad de reimaginar sus sociedades", agregó Barack Obama.

Obama aprovechó su charla en Colombia, para recordar su encuentro y admiración por el nobel colombiano de literatura Gabriel García Márquez.

“Me regaló Cien años de soledad, me firmó el libro con “Cien años de amistad". Nunca había venido a Colombia y aún así, debido a Cien años de soledad, García Márquez le habló a mi espíritu y mi alma", finalizó diciendo Obama.

Como se esperaba, el expresidente no se refirió a temas políticos del país ni de la región y fue despedido en medio de los aplausos de los asistentes.

El Movistar Arena estuvo custodiado por el Servicio Secreto de los Estados Unidos, fuerza que sigue prestando seguridad a los expresidentes de ese país.