El presidente de Estado Unidos, Donald Trump, informó este jueves que la reunión que estaba planeada con el líder norcoreano Kim Jong-un, que estaba planeada para el próximo 12 de junio en Singapur no se llevará a cabo.

A través de una carta dirigida a Kim Jong-un, el Mandatario norteamericano señaló que “la cumbre de Singapur, para el bien de ambas partes, pero en detrimento del mundo, no tendrá lugar”.

Corea del Norte había amenazado este jueves con cancelar la cumbre con Estados Unidos si ofende su buena voluntad.

“En caso de que Estados Unidos ofenda nuestra buena voluntad y se aferre a actos ilícitos e indignantes, sugeriré a nuestros máximos dirigentes que reconsideren la cumbre”, advirtió la viceministra de Exteriores norcoreana, Choe Son-hui, citada por la Agencia Telegráfica Central de Corea.

Según Choe, “celebrar un encuentro en una sala de reuniones o un cara a cara nuclear depende enteramente de la decisión y la conducta de Estados Unidos”.

La viceministra calificó de “estúpido” el comentario del vicepresidente del país norteamericano, Mike Pence, quien había aludido a la posibilidad de una solución militar, “al estilo de Libia”, en relación con Corea del Norte.