El viernes 2 de noviembre se realizó la presentación del informe “Migración desde Venezuela a Colombia: impactos y estrategia de respuesta en el corto y mediano plazo” del Banco Mundial (WB), en el que participó el presidente de la República, Iván Duque y el vicepresidente del WB para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar.

Dicho estudio que sustenta sus bases en la tasa migratoria entregada por autoridades nacionales e internacionales, declara que “unas 2,3 millones de personas han abandonado Venezuela”, hasta agosto de 2018. En dicho análisis se dice que, “cerca de 1,2 millones de personas incluyendo colombianos retornados y migrantes venezolanos viven en Colombia, el país que acoge al mayor número de ellas en América Latina”.

Ante tales implicaciones de la investigación, el jefe de estado colombiano recibió con la cara en alta y discutió sobre el informe. En sus intervenciones, el mandatario declaró “que las dimensiones de esta situación merecen la atención internacional”.

A su vez, Duque destacó que “Colombia le demostró al mundo que ha enfrentado estos desafíos migratorios con políticas de asistencia humanitaria y al mismo tiempo de normalización y regulación que deben ser ejemplos para otros países del mundo que han vivido fenómenos similares”.

Impactos de la migración venezolana en el país

El documento del Banco Mundial determina los impactos sociales, sectoriales y económicos de la migración de la nación gobernada por Nicolás Maduro, en las diferentes regiones del país. Entre las ciudades más afectadas se encuentran las zonas fronterizas de Norte de Santander, Arauca y La Guajira. Sin embargo, la capital del país y gran parte de la Costa Atlántica contienen un 80% de los refugiados.

Aunque las entidades gubernamentales suman esfuerzos para atender la población en temas de salud, alimentarios, comunicativos y de vivienda, se priorizó la seguridad en los controles migratorios que previenen el contrabando y el empleo informal.

Se espera que este conjunto de posibles estrategias y soluciones planteadas por el Banco Mundial, sean adoptadas tal como lo mencionó el presidente, quien agradeció el apoyo internacional en la situación actual.