En Colombia se podría enfrentar a un recrudecimiento de la violencia más profundo en los próximos meses por el aumento de economías ilegales y la lucha de grupos emergentes por el control de las regiones donde se registra este fenómeno. Así lo concluyó un foro sobre masacres, narcotráfico y órdenes locales organizado por la Universidad de los Andes.

Para el analista Ariel Ávila, aunque es muy posible que el año entrante bajen las cifras cultivos ilícitos en el territorio nacional entre un 15% y un 18%, también habrá un crecimiento de la minería ilegal al igual que de la violencia.  

"La explicación es muy sencilla: es el incremento del precio. El oro a principio de año costaba 1.200 dólares la onza, hoy está en 1.900 dólares la onza producto de la guerra comercial entre China y Estados Unidos inicialmente, y ahora por la crisis económica de la pandemia".

Sostuvo que también se presentará un fuerte impacto en el ecosistema y el hábitat de las regiones donde se registre el fenómeno.

"Esto va a ser una tragedia ambiental, sin precedentes. Yo lo que le he dicho a mucha gente a la que le hablado del gobierno es: usted no se imagina lo que esto va a significar, la tragedia ambiental de esto para Perú, para Brasil, y obviamente para Colombia".

Ávila afirmó que en la actualidad se está generando violencia selectiva con más sevicia en virtud de autoritarismos regionales que se ligan a los asesinatos de lideres y liderezas sociales en regiones como en el Bajo Cauca y el norte del departamento de Chocó.

 

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.