Ante miles de jóvenes, en una vigilia realiza por la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, el Papa Francisco entregó un mensaje de ánimo a esta población del mundo que hoy se sume en la era de la tecnología.

El sumo pontífice motivó a la juventud católica a experimentar “algo más grande” que la vida en las redes sociales.

El líder religioso, en un tono muy innovador, le dijo a los ‘millennials‘ presentes que “no basta estar todo el día conectado para sentirse reconocido o amado. Sentirse considerado e invitado a algo es más grande que estar en la red”.

Asimismo, dijo que muchos son los jóvenes que “sienten que dejaron de existir para los otros. Es la cultura del abandono y de la falta de consideración. Muchos sienten que no tienen mucho o nada que aportar, porque no cuentan con espacios reales para estar convocados”.

Desde una gran tarima en el Metro Park, a las afueras de la Ciudad de Panamá, Francisco habló de las comunidades virtuales que hoy se apoderan del cotidiano.

“Esa vida no es una salvación colgada "en la nube" esperando a ser descargada, ni una "aplicación" nueva a descubrir (…) Tampoco un "tutorial" con el que aprender la última novedad”, manifestó el jefe del Vaticano.

“¿Quieren ser ‘influencers’ al estilo de María? Ella se animó a decir "Solo el amor nos vuelve más humanos”, Papa Francisco.

También hubo un mensaje a los ‘influencers’ para que tengan un mayor sentido de pertenencia: “Ser un ‘influencer’ en el siglo XXI es ser custodios de las raíces, custodios de todo aquello que impide que nuestra vida se vuelva gaseosa, se evapore en la nada. Sean custodios de todo aquello que nos permita sentirnos parte los unos de los otros”, afirmó.

Al final, Francisco dejó una denuncia sobre la mesa. Mirar los problemas reales que acechan las nuevas generaciones “sin trabajo, sin educación, sin comunidad, sin familia (…). Estos cuatro ‘sin’ matan”.

Francisco culminará su visita de cinco días a Panamá con una misa a cielo abierto, en la que se espera asistan varios mandatarios de la región.