Las aves se quedan atrapadas en desechos plásticos, lo ingieren al confundirlo con alimento y lo utilizan como material para hacer sus nidos, lo que hiere y atrapa a los polluelos.

Los desperdicios de plástico son una seria amenaza para las especies de aves migratorias de todo el mundo, indicó ONU Medio Ambiente en el Día Mundial de las Aves Migratorias que se celebra cada año el 11 de mayo.

“Un tercio de la producción mundial de plástico no es reciclable y al menos ocho millones de toneladas de flujos de plástico se vierten en nuestros océanos y cuerpos de agua cada año terminando en los estómagos de aves, peces, ballenas, y en nuestro suelo y agua. El mundo se está ahogando con el plástico y también nuestras aves de las que depende tanta vida en la tierra”, dijo Joyce Msuya, directora ejecutiva interina de ONU Medio Ambiente.

La contaminación debida al plástico representa una triple amenaza mortal para las aves: se quedan enredadas en las artes de pesca y otros desechos plásticos; también lo ingieren al confundirlo con alimento, lo que hace que se mueran de hambre mientras sus estómagos se llenan de plástico no digerible; y lo utilizan como material para hacer sus nidos al confundirlo con hojas, ramas y otros artículos naturales, lo que hiere y atrapa a los polluelos.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Enredarse con los aparejos de pesca o la basura sintética condena a las aves a una muerte lenta y agonizante”, dice Peter Ryan, director del Instituto Fitzpatrick de Ornitología Africana de la Universidad de Ciudad del Cabo.

Para abordar el problema, ONU Medio Ambiente lanzó la campaña Mares Limpios en febrero de 2017. La iniciativa, que tiene como objetivo luchar contra la contaminación marina en particular, y pide a los individuos, gobiernos y empresas que tomen medidas concretas para reducir sus propias huellas de plástico.

“No hay soluciones fáciles para el problema del plástico. Requerirá los esfuerzos conjuntos de los gobiernos, la industria, los municipios, los fabricantes y los consumidores para abordar el problema. Sin embargo, como lo resalta el Día Mundial de las Aves Migratorias de este año, todos en este planeta pueden ser parte de la solución y tomar medidas para reducir el uso de plástico de un solo uso”, aseguró Jacques Trouvilliez, secretario ejecutivo del Acuerdo de aves acuáticas de África y Eurasia.

La contaminación por los productos fabricados con plástico es una amenaza grave y creciente para las aves migratorias, lo que limitará aún más su capacidad para hacer frente a la amenaza mucho mayor que enfrentan con el cambio climático, concluye ONU Medio Ambiente.

Con información de la Agencia Anadolu