En septiembre se conmemora a nivel mundial el día del corazón. Las enfermedades cardiovasculares, según la Organización Mundial de la Salud, son la principal causa de muerte en el mundo, dejando por año casi dieciocho millones de víctimas. Esta también es la principal causa de muerte en Colombia.

Cifras importantes

En Colombia, según el Departamento Nacional de Planeación, las enfermedades isquémicas del corazón fueron la primera causa de defunción en 2017 y fueron reportados 32.592 casos fatales. Las enfermedades cerebrovasculares dejaron 9.554 defunciones.

Luis Mora, presidente de la Liga Colombiana Contra el Infarto y la Hipertensión confirmó: “Existen varios factores que llevan a que el corazón se infarte, esto sucede porque se obstruye una arteria del corazón, uno de los principales factores de riesgo el más importante es la hipertensión arterial, está el aumento de la presión, una carga para el corazón que exige mayor crecimiento”.

De 100 hipertensos, en el país, el 50 % se diagnostica, solo el 40 % inicia tratamiento y de este grupo el 50 % lo abandona. Es decir, que de 100 pacientes solo 10 son tratados y 90 están en riesgo.

Mejore sus hábitos

Juan Felipe Betancourt, cardiólogo electrofisiólogo agregó: “Hay factores de riesgo que no son modificables como el ser varón o las mujeres en edad posmenopáusica, el tener factores de riesgo familiares de enfermedad cardiovascular o el envejecimiento”.

Pero hay factores que sí son modificables y que le ayudarán a mantener sano su corazón.

Luis Moya, comentó: “Hábitos alimenticios, hábitos de estrés, hábitos de falta de ejercicio, cambiar es fácil y segundo reconocer cuáles son los factores de riesgo, aprenda a conocer su presión arterial, en cuánto tiene su colesterol, a saber su frecuencia cardíaca”.

Juan Felipe Betancourt, concluyó: “Quitar el salero de la mesa, incrementar el consumo de grasas buenas como el aguacate, los pescados, las nueces… Disminuir el consumo de grasas como fritos, disminuir el tabaquismo es importantísimo”

La invitación hoy es a hacer una “promesa de corazón” por su corazón y así cambiar estilos de vida no saludables.

Por: Natalia Valencia