Este fin de semana, la Secretaría Social adelantó una jornada para combatir la mendicidad infantil. Al menos 15 de los 30 niños recuperados en las calles pidiendo limosna fueron trasladados al centro Abrazar.

Este lugar hace parte de la estrategia que tiene la Alcaldía Peñalosa para la atención integral de la niñez en condición de calle de Bogotá. Desde su funcionamiento, hace dos meses, ha atendido a más de 400 niños y niñas tanto migrantes como en estado de mendicidad.

Varios de los menores que son encontrados en los operativos que adelanta la Secretaría de Integración Social y otras entidades contra la mendicidad, reciben la atención integral apropiada en el centro Abrazar.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Vanessa Méndez Cartagena, coordinadora del centro Abrazar, afirmó que "es un centro de atención transitoria que busca brindar espacios artísticos, lúdicos, recreativos y garantizar una alimentación integral a todos los niños y niñas, para este caso en condición de mendicidad propia o que se encuentren en vulneración de derechos".

Este espacio busca que los padres de estos niños y niñas, que en la mayoría de los casos son migrantes, tengan un lugar para que sus hijos estén en mejores condiciones.

"Desde aquí transitamos a niños a jardines infantiles de la Secretaría de Integración Social, encontramos que desde aquí podemos transitar a los niños y brindar una orientación exacta sobre la educación con Secretaría de educación que nos hemos articulado", aseguró la coordinadora.

Este centro tiene su puertas abiertas de domingo a domingo, en un horario de 8 de la mañana a 8 de la noche y está ubicado en el segundo piso de la plaza del 12 de octubre.

"Es importante que conozcamos que el centro o la unidad operativa que tenemos acá también tiene unidades en territorio, estamos todos los días haciendo recorridos identificando familias y ofreciendo servicios", comentó Méndez.

A diario, el centro recibe entre 70 a 80 niños y niñas, tanto migrantes como de la ciudad, que pueden estar en estado de vulnerabilidad en la calle.

Con una inversión de $1.149 millones, el centro Abrazar ha recibido más de 400 niños y niñas, de este total, ha logrado que 70 de ellos estén de forma permanente.

Por: Fredy Carrera