Limpiar su imagen y terminar de implementar el acuerdo con las Farc son dos de los principales retos que se asoman en el panorama del nuevo Congreso.

La materialización de los acuerdos de paz es el principal reto al que se medirá el nuevo Congreso. Según Jairo Reinaldo Cala, representante a la Cámara por las Farc, el legislativo debe brindar las herramientas para que la paz se pueda consolidar desde los territorios y desde la realidad nacional.

Para Gloria Flórez, senadora de la Coalición Decentes y Colombia Humana, es necesario el seguimiento de los acuerdos y la implementación de los diálogos, así como incorporar a la sociedad en la construcción de la paz.

Al legislativo le corresponderá ocuparse de grandes reformas como la de justicia, política y pensional, entre otras. Sin embargo, hay una serie de temas que no dan espera en el Congreso, uno de ellos es la implementación del Estatuto de Oposición.

Laura Wills, directora de Congreso Visible, explica que este estatuto generará reglas de juego diferentes y dará un peso importante a partidos de oposición en contraposición de la gran coalición de Gobierno que se conformó con algunos de los partidos tradicionales.

Otro de los temas duros de debate será el de la corrupción. Al respecto, León Valencia, director de la Fundación paz y reconciliación, indicó que en Colombia, a diferencia de otros países, en los últimos años, las élites políticas “se han hecho pasito en el tema de la corrupción, pero ahora se van a dar muchos debates sobre este tema”.

Sin embargo, mas allá de cumplir con estas tareas, es necesario que los nuevos representantes y senadores asuman un compromiso en un asunto fundamental: la defensa de la institucionalidad y la confianza en el Congreso.