radiación de celulares

Roedores sometidos a la radiación emitida por teléfonos celulares desarrollaron tumores en los tejidos que rodean sus corazones. Así lo reveló un estudio del Programa Nacional de Toxicología en Estados Unidos.

La investigación, que tuvo una duración de 10 años con una inversión de USD 25 millones, reveló también daños en el ADN y una disminución en el peso corporal de algunos grupos de roedores.

Las ratas y ratones machos fueron los únicos que desarrollan schwannomas, un tipo de tumor en tejido nervioso cerca de sus corazones, mientras que no hubo schwannomas en animales que no estuvieron expuestos a la radiación. Los roedores hembra tampoco presentaron alteraciones.

Los científicos involucrados en el estudio advirtieron que aunque los hallazgos no se pueden extrapolar a los humanos, si plantean nuevas preguntas y debates para considerar los riesgos potenciales que los smartphones tienen en la salud.

“La parte intrigante de esto es que el tipo de tumores que vimos fueron similares a los tumores observados desde hace bastante tiempo en algunos estudios epidemiológicos en usuarios de teléfonos celulares de alta resistencia”, dijo John Bucher, científico sénior del Programa Nacional de Toxicología.

Sin embargo, las ratas y ratones fueron sometidos a niveles más altos de radiación y a tiempos más largos de exposición de lo que los seres humanos suelen experimentar con el uso del celular.

La investigación solo analizó las frecuencias 2G y 3G, y su objetivo era ayudar a orientar el diseño de tecnologías de telefonía celular que contemplen los potenciales efectos sobre la salud humana.