Hace pocos minutos, Evo Morales, presidente de Bolivia, renunció a su cargo luego de tres semanas de fuertes protestas por su reelección.

Por su parte, el saliente vicepresidente Álvaro García Linera dijo que "se ha consumado el golpe de Estado. Fuerzas oscuras han destruido la democracia”.

Después de las crisis que se desató en Bolivia por las denuncias de fraude en las elecciones generales del pasado 20 de octubre, el presidente de ese país, Evo Morales, anunció su renuncia junto a su vicepresidente Álvaro García Linera.

“Estamos dejando a Bolivia con dignidad. Vamos a seguir adelante con el proceso de construcción del país. Mi pecado es ser dirigente sindical, cocalero e indígena, por eso me condenaron”, manifestó Morales, quien entregó el poder tras 13 años y nueve meses de mandato.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

“Pueden estar satisfechos Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho (líderes de la oposición), ahora que dejen de patear porque han logrado su objetivo. No queremos que haya enfrentamientos”, añadió Morales.

El exmandatario manifestó a través de conferencia de prensa desde Cochabamba que dimitió a su cargo con el fin de preservar la paz en un país que sufre fuertes levantamientos sociales desde hace 21 días.

Por su parte, el saliente vicepresidente, Álvaro García Linera, alegó que una parte de la Policía se convirtió en una fuerza de choqué que desestimó el orden constitucional y salió a las calles a romper las protestas de los seguidores de Morales.

García Linera agregó que "se ha consumado el golpe de Estado. Fuerzas oscuras han destruido la democracia”.

Ambos dirigentes enviaron sus cartas de renuncia a la Asamblea Legislativa. Por ahora, quien asumiría el control del país es la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra.

Minutos antes al anuncio de Morales, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas (FFAA) bolivianas, Williams Kaliman, le había sugerido que dimitiera.

En horas de la mañana de este domingo, Morales había convocado a nuevas elecciones tras conocer el resultado de la misión de auditoría de la Organización de los Estados Americanos (OEA), la cual anunció que fueron detectadas varias "irregularidades" en los pasados comicios del 20 de octubre.

El ahora exjefe de Estado hizo el anuncio poco después de que la Secretaría General de la OEA solicitara anular la primera vuelta en la que Evo Morales había conseguido su tercera reelección.

En respuesta, Carlos Mesa, candidato presidencial de la oposición en Bolivia, indicó que era inaceptable que el binomio oficialista de Morales y García Linera se presentaran como candidatos a los nuevos comicios presidenciales.

Mesa le solicitó a Morales que renunciara a su cargo “si le quedaba un ápice de patriotismo” y exigió un acuerdo nacional lo antes posible para consensuar las nuevas autoridades del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Con información de Agencia Anadolu