A pesar de que Marta Lucía Ramírez tuvo que ser hospitalizada por una caída que sufrió el miércoles y le recomendaron varios días de reposo, no ha parado de trabajar ni una hora.

Dicen que se la pasa haciendo llamadas y que instaló una pequeña oficina en la clínica en la que usa Skype para hacer las reuniones a las que no puede asistir.

Incluso el jueves citó a todo su equipo de trabajo al cuarto del hospital y desde allí trabajaron hasta las 8:00 p. m.

Lo que ha resultado curioso para muchos, es la casualidad de que los últimos vicepresidentes de Colombia, cuando llegan al poder, sufren alguna complicación médica, como pasó con Angelino Garzón y Germán Vargas Lleras.

Por: Laura Anzola.