En Francia se garantizará una ley en favor de perros y gatos para que estos animales dejen de ser vistos como objetos, otorgándoles derechos de un ser vivo y sensible.

Esta medida fue adoptada después que el gobierno británico se convirtiera en uno de los que da mayores impulso a este tipo de leyes, que buscan proteger los derechos de los animales.

Para las cortes francesas se convirtió en un apoyo el tener una ley como esta, debido a que se facilitaría las decisiones en los casos de maltrato animal que en pasados años no eran tenidas en cuenta de una forma legítima.

Además, otro de los puntos a tener en cuenta será la custodia de las mascotas en caso de divorcio de sus amos. La ley se extendió y no solo los perros y gatos se verían beneficiados, sino que todos los demás animales también.

Los votos fueron positivos después de las campañas que realizaron grupos a favor de estas leyes que hoy en día se han convertido en una bandera política y social. La fundación 30 millones de amigos contribuyó con 678.000 firmas a través de Internet para mirar a los animales como algo más que una simple propiedad. Desde entonces el Parlamento de ese país reconoce a los animales como seres vivos que sienten.

Sin embargo, no todo era color de rosa. El partido Unión para un Movimiento Popular o más conocido como UMP, decidió oponerse, pues consideraba que el sector agrícola podría adquirir demasiadas restricciones en cuanto a la cría de ganado en el país galo.