Las Fuerzas Militares y Policía Nacional estarán en acuartelamiento de primer grado, a partir del 19 de noviembre, para hacer frente al paro nacional anunciado para el próximo jueves.

Así lo afirmó el general Óscar Atehortua, director de la institución, quien señaló además, que para ese día la Policía tendrá el acompañamiento del Ejército, en lugares específicos de las principales ciudades del país donde se van a realizar las manifestaciones.

“Nuestras Fuerzas Militares están listas para prestar un servicio, no solamente en las calles ese día, sino un servicio de acompañamiento de protección”, dijo el alto oficial.

Jhon Marulanda, consultor internacional en Seguridad y Defensa, indicó que con base a los análisis de seguridad en los diferentes comandos, se toman estas decisiones y así se define qué tipo de grado debe tenerse en cuenta.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Lea también Más de 10.000 uniformados custodiarán Bogotá el próximo 21 de noviembre

Marulanda aseguró que, el acuartelamiento de primer grado quiere decir que todas la tropas pertenecientes a las Fuerzas Militares deben quedar disponibles para reaccionar ante una posible agresión o evento masivo. Esto quiere decir, que se suspenden vacaciones y permisos y todo el personal debe estar en las estaciones.

En cuanto al acuartelamiento de segundo grado, indicó que solo el 60 % debe estar disponible. En el de tercer grado, solamente el 20 % o 30 % de las tropas.

“Eso depende del nivel de riesgo que se haya analizado y que determine que es mejor tener disponibles todas las unidades para que entren a actuar”, afirmó el experto.

Agregó que el tiempo estimado de esta orden depende del nivel de seguridad que se presente, de esta manera, se irá disminuyendo gradualmente a medida que se determine que no hay factores perturbadores que afecten a la ciudadanía.

Además, sostuvo que el realizar esta orden a partir del 19 de noviembre se debe a que podrían presentarse casos de alteración antes de la fecha de llamado a paro.

Con este hecho, las Fuerzas Militares entran a servir como apoyo para la Policía Nacional. La función de los militares consistirá en custodia y vigilancia en diferentes puntos críticos o estratégicos del país como medios de comunicación, recursos hospitalarios, puntos claves de suministro de combustible, entre otros.

Con lo anterior, se concluye que “los militares no reprimirán a los protestantes sino protegerán los puntos críticos del país”, indicó Marulanda.

Por su parte, el general Atehortúa también sostuvo que con las autoridades administrativas se está diseñando el recorrido para que las marchas se puedan realizar, “conscientes de que las autoridades los estarán protegiendo”.

Con información de KienyKe