El Gobierno negó este martes cualquier complicidad con las autoridades estadounidenses para quitarles visas a magistrados y de esta manera presionar a la rama judicial para aprobar las objeciones a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) del presidente Iván Duque.

El canciller Carlos Holmes Trujillo leyó una breve declaración ante la prensa en la que ratificó que “la relación de Colombia y Estados Unidos es de cooperación, no de temor, subordinación, ni complicidad”.

Trujillo recalcó que el Ejecutivo “no ha ejercido, ni ejerce y no ha promovido presiones indebidas ni de ningún tipo contra el poder judicial en el caso que hoy se trata, ni en ningún otro caso”.

El pronunciamiento del canciller colombiano se da en respuesta a una dura declaración del expresidente César Gaviria (1990 -1994), en la que aseguró que hay un acuerdo entre Iván Duque y su homólogo estadounidense Donald Trump para presionar de forma “indebida” a la Rama Judicial, tanto de parte del gobierno nacional como de los Estados Unidos.

“El director del Partido Liberal se permite manifestar su preocupación por la indebida presión que viene ejerciendo sobre las Supremas Cortes y la JEP, ya no solo por el gobierno nacional, también por los Estados Unidos, de una manera que desvirtúa por completo el marco de cooperación que en materia de lucha contra el narcotráfico hemos construido a lo largo de varias décadas”, dijo Gaviria, según una declaración.

Según el ministro, el Gobierno actúa dentro del marco de la Constitución que consagra “la separación de funciones de poderes del Estado, pero igualmente, la colaboración armónica para la realización de sus fines”, al tiempo que resaltó que las dos ramas, Ejecutiva y Judicial, “han cooperado en temas como la extradición en múltiples casos”.

Anadolu.