Anoche, en la capital de Colombia, se reunieron en el Campín, cientos de hinchas de Millonarios y Nacional para ver jugar a sus equipos favoritos.

Aunque se esperaba que durante el partido existieran algunos enfrentamientos por parte de las dos hinchadas, sucedió todo lo contrario. La fiesta del fútbol se vivió en paz, y las celebraciones de cada jugada no se hicieron esperar en la tribuna de cada equipo.

Al finalizar el partido, los hinchas, en un acto de cultura, se dispusieron a recoger toda la basura que había en las graderías dejada por ellos mismos.

Sin duda alguna, esta fue una muestra de buen comportamiento que deja muy en alto el nombre de los dos equipos.