Un hombre de 54 años fue atacado por dos perros callejeros en el barrio Santa Marta en la localidad de Usme. Al intentar escapar corrió hacia la vía y fue atropellado por un carro. Su familia pide a las autoridades intensificar los controles para evitar que la ciudadanía sea atacada por estos perros de la calle.

Luis Enrique Aldana caminaba por una calle aledaña al portal Usme en la tarde del miércoles pasado. Se dirigía a su vivienda como lo hacía habitualmente, en un potrero vio a unos perros que habitan en el lugar.

"De un momento a otro me salieron dos perros furiosos y se me mandaron a atacarme y al estar forcejeando con ellos, yo tirándoles pata para no dejarme morder, cuando un perro me alcanzó a coger de la mano y no me soltaba", narró Luis Enrique.

En su desespero lo único que buscaba era evitar el ataque, sin saber que tendría la mala suerte de otro incidente. "En ese momento reaccioné fuerte e invadí el carril por donde suben los carros y me impacté con un carro", contó Aldana.

En ese momento para Luis Enrique todo fue confusión: "yo caí y el conductor me auxilió y me dijo que me quedara quieto ahí, que él llamaba a la ambulancia y me colaboraba en todo lo que pudiera, en ese momento yo me iba a parar y es que me sentí sangrado".

En el accidente con el carro se rompió la tibia y tuvo que ponerse platinos para su recuperación, por el ataque de los perros en el brazo le "cogieron ocho puntos y en la cara, del impacto, me cogieron 11 puntos".

Su familia hace un llamado a las autoridades ya que esta es una zona muy transitada y temen por su seguridad y la de la comunidad.

Milena Aldana, hija de la víctima, afirmó que "no hay un control para recoger los excrementos de los animales, para tenerle sus vacunas al día, nadie se ocupa de castrarlos, de controlarlos, pero sí nos afecta y en este caso el afectado fue mi papá. Pensamos mucho en los niños porque aquí quedan cerca dos colegios y transitan muchos menores de edad".

Según los vecinos, no es la primera vez que estos perros atacan a las personas en el sector.

Por: Diana Alvarado