Durante el primer mes de 2020, los bancos no podrán cobrar intereses superiores a 28.16% por compras con tarjetas de crédito. Así lo indicó la Superintenencia Financiera mediante la Resolución No. 1768.

Según el documento expedido el 27 de diciembre de 2019, el cambio corresponde a una reducción de 0.21 % en los intereses que los bancos podrán cobrar por el uso de las tarjetas de crédito, es decir, la tasa de usura para crédito de consumo y ordinario inicia el año a la baja.

La entidad destacó que, a corte de 20 de diciembre de 2019, los intereses que los bancos cobran por los créditos por compras realizadas con  tarjetas de crédito están por debajo del límite designado para enero de 2020, por lo que se encuentran en cumplimiento de esta nueva norma.