El Instituto Para la Economía Social, Ipes, organizó una rueda de empleo dirigida a los vendedores informales de la localidad Chapinero. Son más de 100 vacantes que ofertan empresas privadas para que voluntariamente cambien su actividad.

Vendedores informales aseguran que se decidieron por trabajar en el espacio público de la ciudad por la falta de oportunidades, el rechazo por condiciones de discapacidad y la experiencia laboral.

"A la gente discapacitada como yo, que no vemos, no veo, no me dan empleo en cualquier lado porque soy discapacitado desde que nací, estudié hasta tercero de primaria y no pude más", contó Luis Alfonso Mendoza, un ciudadano.

Sin embargo, contar con un empleo formal los motiva para seguir luchando por su familia.

"Estaría animado y agradecido con la oportunidad que se me venga para optar por un subsidio y por la formalidad y por eso vine acá", dijo Cristian Leonardo Amado.

Las ruedas de empleo son una estrategia del Ipes para ayudar con el crecimiento económico de la ciudad.

"Más de 100 vacantes ofertadas por la empresa privada como operarias de aseos, auxiliar de logística, auxiliar cocina, panadería, cajeros, taquilleras de TransMilenio, con estas alternativas lo que buscamos es que nuestros vendedores informales se formalicen", aseguró Adriana Villamizar, subdirectora formación y empleabilidad del Ipes.

De los más de 35.000 vendedores que el Ipes ha identificado, 11.000 ya han aceptado alguna de sus ofertas.

"Cuentan con todas las garantías de ley, donde cotizan a salud a pensión, donde tienen la posibilidad de tener unas vacaciones pagas por la empresa, donde van a tener la posibilidad de tener subsidio de educación para sus hijos, de vivienda, donde van a contar con garantías de ley", indicó Villamizar.

Además de las ofertas de empleo, el Ipes fomenta que la familia de los ex vendedores ambulantes participe en cursos de formación y acceda a la educación básica.

Por: Catherine Solanilla.