Encerrar en un solo adjetivo al histórico restaurante La Puerta Falsa es una tarea prácticamente imposible, no obstante: exquisito, caluroso, histórico y luchador podrían ser unos buenos candidatos para la definición de este espacio.

En la Bogotá de comienzos del siglo XX, donde la elegancia de sombreros y abrigos largos era casi que de imperante uso, se gestó lo que sería el restaurante más antiguo de Bogotá: La Puerta Falsa.

Le puede interesar: ¿Conoce la fascinante historia del primer teatro en Bogotá?

El restaurante recibe su nombre porque quedaba al frente de los antiguos accesos laterales de la Catedral Primada. Esto, en el argot de la arquitectura religiosa, se le denomina puerta falsa y de ahí surgió el nombre de este emblemático espacio.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Se fundó el 16 de julio de 1816: efeméride del Día del Carmen, y desde entonces ha logrado, en una profunda unión familiar, persistir por más de 200 años.

Un lugar histórico que ha servido como venue entre políticos, periodistas, trabajadores, y todos aquellos que han sido seducidos por los exquisitos manjares que allí adentro se preparan.

Le puede interesar: El voraz incendio que le costó a los bomberos de Bogotá una hazaña de película

En principio, su actividad comercial era, aunque no pareciera, mágica. Una tienda, sin letrero, que vendía peto y aguapanela; se convirtió en uno de los lugares favoritos por los bogotanos.

Este lugar, unos años más tarde, produjo los tradicionales platos capitalinos con una misteriosa y magistral receta que enamoró a Bogotá: exquisitos tamales acompañados de chocolate, apetitosas changuas, los irresistibles dulces y las aguapanelas que funcionaban como compañía en tardes frías y solitarias.

Le puede interesar: La Rebeca: el primer monumento que tuvo Bogotá de una mujer desnuda

Estos muros que se funden en el irresistible aroma de la gastronomía tradicional también han presenciado varios episodios oscuros de la historia capitalina, entre los que se recuerdan, el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, la muerte del expresidente Rafael Uribe Uribe o la toma del Palacio de Justicia, entre otros.

Hoy es su efeméride número 203, este lugar se conserva con la misma estructura que tenía cuando se creó y ofrece el mismo deleitante menú con el que se le hace agua la boca a cualquiera.

Recuerde: si está interesado en ir a deleitarse con la gastronomía de este restaurante puede visitarlo en la calle 11 #6 50