En Opina Bogotá Camilo Ospina de Asobares, da recomendaciones para disfrutar de una rumba en Bogotá sin que termine en tragedia por los peligros que trae una noche de diversión en la Capital.

Luego del caso de María Andrea Cabrera, queda la incertidumbre entre los habitantes de Bogotá: ¿es segura la rumba?. Por este motivo, es fundamental conocer algunas recomendaciones básicas para divertirse.

Según explicó Camilo Ospina, se debe tener claro que los bares en Bogotá, están vigilados y deben cumplir con ciertos requisitos para poder vender licor, sin embargo, no están autorizados los “amanecederos” que además son una competencia desleal para los que trabajan en la legalidad.

“El ciudadano debe saber de primera mano que se dirige a un amanecedero; no lo llevan con una pistola amenazado. Ahí debe haber más responsabilidad de su parte”, explicó Camilo Ospina.

Según recomienda Asobares, lo mejor es asistir a lugares conocidos, que gocen de buena reputación y en donde podamos verificar que venden licor legal, así se evitan consumir bebidas adulteradas.

“La Zona Rosa de Bogotá tiene un problema y es su propio éxito. En la Primero de Mayo hay renovación en la mal llamada ‘Cuadra Picha’, que lucha contra su estigma”, comentó Camilo Ospina.

Consumo de licor y drogas

Por otro lado, asegura que es responsabilidad de cada persona el consumo de drogas y por eso en donde existe más aglomeración de jóvenes en búsqueda de la diversión es un nicho para la venta de drogas.

“Nuestro negocio es la vida, la celebración; no la muerte ni las drogas que destruyen”, explicó el representante de Asobares, quienes aglutinan unos 500 establecimientos en Bogotá.

En los últimos años el Observatorio Colombiano de Drogas ha identificado 28 nuevas sustancias psicoactivas en el país, las cuales son cada día más invisibles para el control de las autoridades.

Pese a que se recomienda que no se mezclen las drogas con el licor, los jóvenes lo siguen haciendo, “casos como el de Maria Andrea seguirán sucediendo y en esto no tiene responsabilidad ningún bar, sino quien toma la decisión de hacerlo”, concluyó Ospina.

Lea también: MARÍA ANDREA CABRERA MURIÓ POR CONSUMO DE ÉXTASIS Y ALCOHOL