Imagen: NASA vía Agencia Anadolu

Desde Cabo Cañaveral, en Florida, se efectuó con éxito el lanzamiento de la nave espacial que tiene como objetivo llegar a la atmósfera de la estrella.

La sonda solar ‘Parker’ de la NASA inició un histórico viaje hacia el Sol este domingo para una misión inédita: llegar hasta la atmósfera del Sol, o corona solar.

“La nave espacial transmitirá sus primeras observaciones científicas en diciembre, comenzando una revolución en nuestra comprensión de la estrella que hace posible la vida en la Tierra”, explicó la NASA en un comunicado.

Aproximadamente del tamaño de un automóvil pequeño, la nave despegó a las 3:31 a.m. (hora local) en un cohete ‘Delta IV Heavy’, de la compañía United Launch Alliance, desde el complejo de lanzamiento espacial 37 de la estación de Cabo Cañaveral, Florida.

“A las 5:33 a.m., el gerente de operaciones de la misión informó que la nave espacial estaba sana y operando normalmente”, confirmó la Agencia Espacial estadounidense.

Los hallazgos de esta histórica misión les ayudarán a los investigadores a mejorar sus pronósticos de eventos meteorológicos espaciales, que tienen el potencial de “dañar satélites y a los astronautas en órbita, interrumpir las comunicaciones de radio”, entre otros efectos.

Para Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misión Científica de la NASA, hoy se ha “logrado algo que hace décadas vivía únicamente en la ciencia ficción”.

“Esta misión realmente marca la primera visita de la humanidad a una estrella que tendrá implicaciones no solo aquí en la Tierra sino además en cómo comprenderemos mejor nuestro universo”, añadió Zurbuchen.

El director del proyecto, Andy Driesman, del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, señaló que “el lanzamiento de hoy fue la culminación de seis décadas de estudio científico y millones de horas de esfuerzo”.

Para llegar al Sol se requiere de una inmensa cantidad de energía, mayor a la que se necesitaría para ir a Marte. La sonda despegó hacia la estrella con 55 veces más energía de la requerida para llegar al planeta rojo. El motivo es que la Tierra gira en su órbita a unos 100.000 km/h, una velocidad bastante elevada. Sin embargo, para acercarse a planetas como Venus, Mercurio o al Sol, debe, por el contrario, perder velocidad.

Dado el tamaño de la nave espacial, como la de un automóvil pequeño, su peso es de apenas 1.400 libras. Por ello debe utilizar la gravedad de Venus como freno y así acercarse a su destino final.

“Durante los próximos dos meses la sonda Parker volará hacia Venus, realizando su primera asistencia de gravedad de Venus a principios de octubre, una maniobra similar a un freno de mano, que azota la nave espacial alrededor del planeta, usando la gravedad de Venus para recortar la órbita de la nave espacial alrededor del Sol”, detalla la NASA.

Será una misión de siete años, en la que la sonda ‘Parker’ realizará seis sobrevuelos más de Venus y 24 pases totales (órbitas) por el Sol, viajando constantemente más cerca del astro hasta que haga su aproximación más cercana a 3,8 millones de millas (6,1 millones de km) de la superficie solar y a unos 100 millones de km de la Tierra.

En este punto, la sonda se moverá a aproximadamente 430.000 millas por hora (692.000 km/h), estableciendo el récord del objeto de movimiento más rápido hecho por la humanidad.