Zeyna es un gato atigrado que no tiene sus patas delanteras. Fue encontrado cuando tenía un mes de vida por el artesano Osman Kaplan y su gato Kocakafa, en Turquía.

La vida de este felino no fue fácil desde el inicio, sin embargo, tras su encuentro con Osman todo cambió, su actual amo ha fabricado artefactos que lo han ayudado a adaptar a su condición de vida, entre ellos un recipiente especial para ubicar la comida de la mascota.

Le mostramos, en la siguiente galería de imágenes, cómo es el día a día de este animal que luce feliz junto a su amo.