Jorge Eliecer Gaitán, recordado líder político por su capacidad de dirigir comunidades, despertó un debate intenso en el país tras su muerte el 9 de abril de 1948, hecho también conocido como el Bogotazo.

Este caudillo liberal le dejó a la capital un legado histórico: lavaderos comunitarios en el antiguo barrio Fábrica de Loza, situado en la carrera 2 con calle 3, hacia el centro de la ciudad.

Le puede interesar: Tres cosas que usted no sabía del histórico barrio Las Cruces

En medio de una estructura desgastada por el pasar de los años, puertas hechas a mano que suenan con el ingreso de cada visitante y cadenas frágiles, sobrevive un lugar patrimonial, el lavadero comunitario que fundó Jorge Eliecer Gaitán en 1937. 

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Un espacio que, hasta el día de hoy, ha funcionado para lavar las prendas de la mayoría de los habitantes del sector, y anteriormente, otros más osados, preferían lavarla en el río Arzobispo, cerca del Parque Nacional.

Los muros que han visto crecer a generaciones completas significaron la unión del vecindario que, durante varios años, han logrado aglutinar a los habitantes de diferentes barrios para continuar con la práctica tradicional de refregar a mano y dejar secar bajo la exposición del sol.

Hoy, sólo con $ 2.000 mensuales, los ciudadanos que deseen pueden ingresar y disponer del agua necesaria para lavar sus prendas. El olor a jabón, cloro y hojas húmedas intensifican la experiencia de acercarse a los más de 80 años de historia que tiene el lavadero.

Dato curioso: 

Desde 1970 este lavadero comunitario ha sido administrado por los habitantes del sector, logrando proteger  su historia, tradiciones y funcionamiento.