Ya está listo el decreto de restricción para menores de edad durante las fiestas de Halloween, así lo dio a conocer Mária Lucía Upegui, subsecretaria de Seguridad, quien señaló que esta semana quedará firmado.

Se acerca la fiesta más esperada por los niños y niñas en todo el país: Halloween. Por sus disfraces atrae la atención de todas las personas, sin embargo, en Bogotá la Alcaldía tiene definida una estrategia para preservar las seguridad de los más pequeños. Las autoridades hicieron un llamado a los padres de familia para que estén muy pendientes de sus hijos.

María Lucía Upegui, subsecretaria de Seguridad, afirmó que "esto necesita un ejercicio de corresponsabilidad por parte de los padres y los acudientes, pues hacemos un llamado a todos ellos para que nos ayuden realmente en cuidar a los jóvenes para que estas fiestas puedan salir de la mejor manera posible".

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Es por esto que el decreto se firmará en los próximos días. La medida iniciará a partir del próximo fin de semana del 25 al 27 de octubre y del primero de noviembre al cuatro de ese mes, de 10 p.m. a 5 a.m.

"La idea con esta medida es proteger a los niños y jóvenes. Es tener dispositivos tanto de Policía de Infancia y Adolescencia, ICBF, Defensoría, etc, para poder estar ayudando y acompañando a nuestros jóvenes y padres para que tengamos un Halloween en paz", aseguró Upegui.

Pero, ¿qué pasa si encuentran a algún menor solo después de la hora restringida?

"El procedimiento está establecido. Nos toca conducirlos a unos centros acondicionados para tal fin y, solamente vamos a entregar a los jóvenes a sus padres o acudientes. Hay algunas sanciones previstas pero el llamado es a que esto no pase, y no tengamos que ser nosotros los que cuidemos a sus hijos", recalcó Upegui.

La medida, según explicaron las autoridades, no se tratará de un toque de queda sino una restricción, esto debido a que los menores de 16 años de edad podrían estar después de las 10 de la noche en compañía de sus padres.

Por: Carolina Beltrán