Imagen: Şebnem Coşkun - Anadolu Agency

Croacia se convirtió en una de las revelaciones de Rusia 2018. A los croatas nadie los daba como favoritos para disputar la final de la Copa del Mundo, aún así, en un partido para la historia, el equipo se quedó con el segundo lugar del Mundial de Rusia 2018, tras perder 4 goles por 2 frente a Francia.

El camino al Mundial fue complicado, los croatas lograron clasificar a Rusia después de un partido de repechaje en el que vencieron a Grecia con un marcador global de 4-1. El primer partido como locales finalizó con este marcador. El segundo partido como visitantes finalizó con un empate a cero goles. 

El 16 de junio, los croatas empezaron con pie derecho el sueño por coronarse campeones, al vencer 2-0 a la Selección de Nigeria. Los goles fueron producto de un autogol del jugador africano Etebo y un penalti cobrado por el capitán croata Luka Modric.

VENCER A ARGENTINA: CROACIA DA EL CAMPANAZO 

El 21 de junio, Croacia tenía la prueba más grande de la fase de grupos al enfrentarse a la Argentina de Lionel Messi. En el estadio Nizhny Novgorod, los croatas lograron golear y vencer a los argentinos 3-0, con goles de Ante Rebic, Luka Modric e Ivan Rakitic. Con este resultado la selección de Croacia se clasificaba de manera anticipada a los octavos de final del Mundial. 

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Cinco días después, el 26 de junio los croatas sumaron nueve puntos de nueve posibles, al derrotar a Islandia con un marcador de 2-1, con goles de Milan Badelj e Ivan Perisic, el descuento para Islandia lo anotó  Gylfi Sigurdsson. 

Una vez llegaron a los octavos de final Croacia empezó el verdadero desafío. En esta fase se enfrentaron a la Selección de Dinamarca. Tras un empate de 1-1 en los 90 minutos, en los que Mario Mandzukic hizo la anotación para el equipo, el partido se fue al alargue de treinta minutos y después a la tanda de penaltis, en donde se impusieron 3-2, con un gran protagonismo de su arquero Danijel Subasic, quien atajó dos cobros de los daneses. 

El 7 de julio, Croacia enfrentaba a los anfitriones del mundial. En este partido los croatas empataron con los rusos 1-1 en los 90 minutos.  Los goles de  Andrej Kramaric para Croacia y Denís Chéryshev para los rusos. En el extratiempo el partido finalizo 2-2, Domagoj Vida adelantó a los croatas, pero minutos más tarde Mario Fernándes empató el partido para que el compromiso se extendiera hasta la tanda de penales donde Croacia 4-3, donde nuevamente Subasic tuvo el protagonismo. 

LEA TAMBIÉN El camino de Croacia hacia la gloria

El miércoles 11 de julio, Croacia se enfrentó a Inglaterra en las semifinales del mundial. El cansancio de los croatas era evidente, venían de dos partidos seguidos en los cuales habían jugado 60 minutos de más debido a los extratiempos de los octavos y cuartos de final. 

En este partido Croacia al minuto cinco de juego se vio con un marcador desfavorable después de que Kieran Trippier marcara un gol de tiro libre. Sin embargo, Croacia siempre estuvo buscando el gol del empate, que llegó gracias a  Ivan Perisic. El primer tiempo terminó igualado 1-1. Ya en el tiempo extra, los croatas lucían cansados, los minutos que habían disputado de más, se empezaron a notar con varias molestias musculares en sus jugadores, que no fueron impedimento para que los croatas sacaran fuerzas de donde no tenían y pudieran marcar su segundo gol gracias a Mario Mandzukic. Los dirigidos por Zlatko Dalic conseguían pasar por primera vez en su historia a una final de una Copa del Mundo.