El Lunes

En El Lunes de Mesa Capital, Santiago Rivas habló con Viviana Sarmiento, investigadora de Congreso Visible, Vivian Newman, directora de Dejusticia y Rodrigo Botero de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible, sobre dos proyectos de ley importantes, a los que se han colgado tremendos micos.

Primero, el proyecto anticorrupción, al que le pegaron un artículo que dice que quien “mediante injuria y calumnia pretenda hacer persecución a los funcionarios públicos y afectar su tranquilidad y la de su familia va a pagar consecuencias y las organizaciones y esto afecta a entidades e individuos".

"Este artículo se coló y lo que busca es atacar a periodistas que se atrevan a advertir irregularidades e investigaciones que vinculen a funcionarios públicos e incluso a sus familiares, Me parece muy grave que se persiga a los periodistas y medios de comunicación", dijo Jonathan Bock, director de la FLIP.

Lo particular de los llamados "micos" es que generalmente se meten a cuando termina una sesión pero no se sabe quién es el autor de dicho cambio o propuesta, por ello lo que buscan desde Congreso Visible es crear una manera de hacer seguimiento a las personas involucradas.

"Un congresista no debería poder presentar una norma nueva sino revisa todas las anteriores, lo que cambia y lo que implica el proyecto que está haciendo porque es que hacer un proyecto de ley con 20 artículos es fácil pero revisarlo dentro del sistema normativo colombiano es mucho más complicado y eso es lo que deberían tener que hacer", sostuvo Vivian Newman.

Y otro tema que ha marcado el gobierno de Iván Duque y el paso por el Congreso de distintos proyectos de ley es el tema ambiental, porque resulta que, tras dos años de negarse a hacer funcionar la ratificación de Escazú, sobre la base de que es un papel que no hace la mayor diferencia, el Gobierno está pasando por el Congreso otro papel que puede no servir de nada: la “ley de cambio climático”, que traía consigo, en su ecosistema, dos tremendos micos colgados.

Rodrigo Botero explicó en qué consistían estos dos artículos que pretendían colgarle a la ley y por qué deciden pasar un ley de cambio climático.

"Tiene un sabor agridulce porque yo creo que el principio de esta ley es importante, hace parte de los compromisos internacionales de Colombia y es poner en marcha todas las acciones necesarias tanto legales como técnicas y económicas para que haya ese proceso de transición y prepararnos en el escenario de mitigación en el cambio climático", dijo Botero.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.