En medio del ruido y de las tensiones por la Ley Estatutaria de la JEP, el presidente Iván Duque finalmente se pronunció sobre el tema. Dijo que se tomará los tiempos que le permite la ley para definir una decisión y que buscará hacer ante todo, lo que verdaderamente le convenga a Colombia.

La tensión parece crecer como espuma a medida que pasan los días y la verdad parece que solo hasta el 8 de marzo, que es cuando se cumple el plazo para que Duque sancione o no la ley, se conocerá lo que le espera a la JEP y al proceso de paz.

Hay muchas presiones encima, porque por un lado están el uribismo, y el fiscal sugiriéndole que debe objetar la ley, y por otro, la presión de los defensores del acuerdo y de la Corte Penal Internacional que el miércoles se sumó diciéndole a Duque que iban a evaluar la gravedad de que la JEP no tenga un marco legal definido.

Duque dejó en claro que su decisión estará orientada en asegurar genuina verdad, genuina justicia, genuina reparación y genuina no repetición. Para algunas personas cercanas al Gobierno de Duque, estas declaraciones dejaron un sabor a cambios y modificaciones, pero todavía seguimos sin saber qué pasará realmente.

Por: Laura Anzola.