Mercado, fritanga, muebles y escudos: los tesoros del barrio 12 de octubre

El 12 de octubre es el único barrio en Bogotá en el que se puede comer fritanga, sentarse en los mejores muebles y mandar a hacer el escudo familiar.

Marta Ortiz, habitante del barrio, recuerda cómo era el sector hace 45 años, cuando llegó a la localidad de Barrios Unidos.

"El barrio siempre ha sido conocido por la plaza de mercado. Hace muchos años el mercado empezaba desde las 4:00 a.m.", menciona.

El 12 de octubre también es reconocido por las fábricas y almacenes de muebles: "había una sola vía famosa, era la Carrera 38 de los muebles. Las personas vendían sus muebles y poco a poco se extendió este negocio", añade Ortiz.

Guillermo Galvis, propietario de un almacén de muebles, recuerda cuál ha sido el mueble más exótico que ha hecho: "Era un sofá estrambótico de color dorado y tres metros de alto. Lo mandaron a hacer para un video de J Balvin".

Pero si de hablar de comida se trata, no se puede omitir la fritanga más famosa del sector. Doña Segunda llegó a Bogotá hace 59 años huyendo de la violencia política de Socotá, Boyacá, y desde que llegó se ha encargado de enamorar a los habitantes y visitantes de la ciudad con el auténtico sabor de este plato típico.

"La gente ama el sabor de la rellena. Mi mensaje y legado es que sigan la tradición que es muy importante. Que la familia siga adelante con el trabajo que es lo más honesto y honrado que hay", indica Doña Segunda.

El barrio 12 de octubre tiene un tesoro escondido muy poco conocido por sus visitantes, así lo reconoce Samuel Cabanzo.

"El tesoro escondido del 12 de octubre es el sitio en el que se hacen los mejores escudos de Bogotá. Hemos hecho escudos para el Congreso de Estados Unidos, Ernesto Samper Pizano, Claudia de Colombia", dice.

Lea también: Achiras y otras delicias del Huila que puede degustar en Bogotá