Foto tomada del Twitter de Flamengo.

El mundo del fútbol sigue de luto, luego de que en Río de Janeiro una de las pensiones donde viven jugadores de las categorías de base del Club Flamengo se incendiara por causas aún desconocidas. 10 jóvenes entre los 15 y 16 años murieron y 3 personas más resultaron heridas.

A las 5 de la mañana de este viernes, uno de los jóvenes testigo del incendio vio como el aire acondicionado de su cuarto se incendió y salió corriendo. Fue uno de los sobrevivientes de la tragedia que enluta al club y la más grande en 123 años de historia, según su presidente.

El campo de entrenamiento, ubicado en el barrio Vargem Grande de Río de Janeiro, había tenido algunas remodelaciones y se había dicho que en cuestión de uno o dos meses, la pensión donde ocurrieron los hechos iba a ser demolida.

Carioca Vinicius Junior, delantero del Real Madrid y exjugador del club, manifestó su dolor en su cuenta de Instagram pidiendo oración por todos los afectados.

“Que noticia triste, aún sigo sin creer. Oremos por todo. Fuerza, fuerza y fuerza para los familiares de esos jóvenes soñadores que estaban presentes en el campo de entrenamiento”, escribió en la red social.

De acuerdo con la investigación de Bomberos y Policía de Brasil, el incendio fue catalogado de gran magnitud y pudo ser peor, ya que allí Flamengo alojaba a más juveniles que se fueron a casa en la noche del jueves, pues el entrenamiento de hoy se canceló. Las víctimas tenían entre 14 y 17 años.

Por: Paula Fresneda.