El Museo Militar rechazó la actitud de un suboficial que no permitió el ingreso al lugar de un perro guía o lazarillo que acompañaba a una persona ciega. Laura, oriunda de España, luego de denunciar lo ocurrido, fue invitada de honor por parte del Ejército quienes eran los administradores de la exposición.

El pasado sábado, Laura y su amigo Santiago, como turistas, salieron a conocer el Museo Militar ubicado en el centro de Bogotá. Estas dos personas son ciegas, razón por la cual a Laura siempre la acompaña una perra de raza labrador dorado quien es su perro guía.

"Cuando llegamos allí el suboficial que había de guardia pues nos dijo que no podíamos ingresar con la mascota, le explicamos que no es una mascota sino un perro guía, nos siguió negando la entrada, entonces procedimos a explicarle que la ley colombiana avala el derecho de las personas que utilizan perros guías o perros de asistencia para ingresar a cualquier espacio público", aseguró Laura Brand, turista.

Sin embargo, ante la situación que ocasionó el desánimo de los visitantes, el Ejército se pronunció a través de un comunicado: "reconocemos que por desconocimiento de un suboficial que se encontraba prestando la guardia, no se permitió el ingreso del perro guía a las instalaciones del museo, lo cual está en contravía del correcto proceder en apoyo a las personas con discapacidad visual".

También afirma que "por este hecho, ofrecemos excusas a las personas afectadas y le informamos a la comunidad invidente en general, que se tomaron las correcciones del caso para que esta situación no se vuelva a presentar y que todas las personas que requieran la compañía de perros de asistencia puedan realizar los recorridos por las nueve salas de exhibición del Museo Militar sin ningún inconveniente".

Cabe recordar que los artículos 117 y 124  del Código de Policía autorizan expresamente a los perros lazarillo o perros guía como únicos animales que pueden entrar a todo lugar abierto al público, sea público o privado.

Por: Carolina Beltrán