Foto: @NairoQuinCo

Dentro de la celebración de los 50 años de Coldeportes, Nairo Quintana acompañó la conmemoración de la entidad y representó a los deportistas para llevar un mensaje al presidente Duque: invertir realmente en el deporte.

El ilustre hijo de Boyacá llegó muy temprano a la casa del deporte y en su cabeza ya tenía una idea, hablarle de frente al presidente Duque para hacer unas solicitudes.

Como gregarios en esta travesía tendría a la experiencia (Martín Emilio "Cochise" Rodríguez) y a la dirigencia del deporte colombiano (Ernesto Lucena), quienes seguirían su rueda para llegar al lugar donde se encontraba el mandatario de los colombianos.

"Aquí el ritmo lo pone Nairo y Cochise, yo solamente los acompañaré para que el cumpleaños arranque con toda la felicidad", afirmó Ernesto Lucena, presidente de Coldeportes.

Nairo le hizo invitación a los medios para que lo acompañarán en su complot: “Vamos a ir pedaleando para celebrarlo con el presidente en la Casa de Nariño. Los invito a que vayamos todos".

Los tres mosqueteros salieron a buscar la casa del primer mandatario. Hicieron un recorrido por el oriente de Bogotá, intercambiaron ideas, conceptos y experiencias sobre los llamados aún caballitos de acero.

Ya en la casa presidencial, Nairo sin reservarse nada le pidió al presidente: “Muchas veces no es la falta de dinero, porque siento que el dinero y el aporte ustedes lo han dado. Es más la falta de organización, de un método en el que realmente el dinero llegue a donde debe de llegar y el entrenador esté donde debe estar".

Quintana madrugó, rodó por Bogotá y su plan salió a la perfección, llevarle al presidente un mensaje que todos los deportistas han querido decirle.

"Nadie habla, nadie dice oiga vamos a ir a un Tour de Francia, pero las carreteras donde entrenamos no están aptas", agregó Nairo.

Por: Nixon Carranza