El próximo 31 de octubre se estrena en Colombia “Terminator: Destino Oculto”, la sexta película de la saga y la secuela directa de “Terminator 2: el juicio final” (1991), una especie de borrón y cuenta nueva de las últimas tres cintas que no tuvieron mucha acogida en la industria. 

Así, la nueva entrega de la franquicia le apuesta a una fórmula que parece no tener pierde: la emblemática actuación de Arnold Schwarzenegger, el regreso de James Cameron (esta vez como productor), la reaparición de Linda Hamilton después de 28 años, la nueva dirección a cargo de Tim Miller (director de “Deadpool”) y jóvenes talentos latinoamericanos  como el mexicano Diego Boneta y la colombiana Natalia Reyes. 

Reyes es la primera actriz del país en obtener un papel protagónico de tal magnitud en Hollywood y no es para menos. El año pasado protagonizó la película “Pájaros de Verano” de Ciro Guerra y en 2015, la novela “Lady, la vendedora de rosas”. 

En el programa “Cine en la Ciudad” estuvimos hablando con ella acerca de este gran logro y de su papel de Dani Ramos. 

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Natalia, muchos de sus seguidores vimos su emotiva reacción cuando vio por primera vez el trailer de “Terminator: Destino Oculto”, ¿cómo fue el momento en el que Tim Miller la llama y le dice que fue seleccionada para interpretar a Dani Ramos?

Muy parecida, realmente mucha incredulidad. Cuando me llama Tim y me dice que fui elegida después de todo un mes de procesos, de ires y venires, de ansiedad y de no poder dormir, quedé en absoluto shock; empecé a llorar, no podía hablar, no le podía ni contestar y la verdad es que todavía guardo esa sensación de no creerlo. Es un sueño hecho realidad. 

¿Cómo fue ese proceso de casting para llegar a esa llamada?

Mi manager me envió un casting y me dijo que hiciera un video de una escena muy genérica porque realmente no daban muchos detalles. Hice el video y lo envié  sin ninguna expectativa porque sé que a este tipo de películas grandes audicionan miles de personas. A la semana me dicen que les gustó y tuve una reunión por internet con el director que desde el primer momento me encantó. Luego me dijeron que fuera a Los Ángeles y cuando llegué a hacer otra prueba, me encuentro con la sorpresa de que debo hacer una escena con Linda Hamilton, quien se encontraba en el set.  En ese momento me dio algo, empecé a dimensionar la película y a deducir que el personaje tenía que ser importante.

La escena fue maravillosa, Linda fue súper generosa conmigo, votó por mí desde ese momento, me apoyó y me acompañó en todo ese proceso… yo salí de ahí y me di por bien servida. Por último, tuve una prueba más en Irlanda y al regreso Tim me dio la gran noticia. 

Esa relación con Linda Hamilton ha hecho que en varias ocasiones manifieste que es su mentora, ¿qué se lleva de esta gran actriz?

Sí, la verdad siento que ella ha sido mi mentora, no solo por el personaje y la película, sino porque desde el momento uno me adoptó, me acogió, me apoyó, me abrazó y me quiso.  Fue amor a primera vista. Es una mujer fantástica, una actriz más que talentosa, un ser humano generosísimo y muy amoroso. Así que sí, estoy muy agradecida con ella porque me sentí muy acogida y apoyada, y esa misma energía y familiaridad hace parte de lo que la gente podrá ver en la pantalla grande.

¿Y cómo fue el trabajo con Arnold Schwarzenegger? 

Surreal. La verdad la primera vez que lo vi no lo podía creer. Cuando hicimos la primera escena juntos, me miraba a los ojos y yo decía en mi mente “dónde está la cámara, a qué hora me despierto”. Realmente es muy surreal ver a alguien que tú has visto toda la vida en la pantalla grande, con tanta distancia, y de repente tenerlo al frente tuyo, haciendo una escena contigo, preguntándote cosas de tu vida; de dónde vienes y cómo es Colombia.  Más allá del actor, de la leyenda y de la estrella, fue maravilloso compartir tiempo con él y conocer las cosas que le preocupan, lo que le gusta y entender que es tan humano como todos nosotros.

Adentrándonos un poco más en el personaje de Dani, James Cameron ha dicho que su historia se parece mucho a la de Sarah Connor en la primera película, ¿cuáles son esas similitudes y cuál es el papel de Dani en la trama?

Sí, Sarah se siente muy reflejada en el personaje de Dani porque al igual que ella, es una chica de la ciudad de México, tranquila, trabajadora, amorosa, muy terca, obstinada y voluntariosa… una joven con una vida sencilla y absolutamente normal.  Sin embargo, un día va al trabajo y su vida se vuelve un ocho porque hay un robot del futuro tratando de matarla. Ahí empieza el viaje entre tres grandes mujeres; llega Sarah Connor y Grace a intentar ayudarla y a intentar entender porqué ella es tan importante en el futuro y eso es lo que los espectadores van a tener que descubrir cuando vean la película.

Tim Miller también ha dicho que esta es una película dura, pero a la vez muy femenina…

Sí, la película está muy bien balanceada en muchos aspectos. Es una cinta de acción que al pertenecer a la saga de Terminator, tiene todos los ingredientes de las producciones originales: acción, tecnología e impresionantes efectos especiales.  A su vez, es una película en la que los personajes cuentan una historia y con quienes te sientes muy identificado. Dani tiene momentos de dolor y de risa, y unas emociones con las que la gente va a conectar mucho. 

Natalia, ha trabajado con los mejores: Ciro Guerra en Colombia y ahora con James Cameron y Tim Miller en Hollywood, ¿con quién espera trabajar en un futuro?

Vivo obsesionada con todo el talento que hay en Latinoamérica en todo sentido, un talento que no tiene suficientes plataformas para mostrarse. Me sueño con trabajar con Iñárritu, con los hermanos Larraín y con Ciro espero seguir trabajando muchas veces más, al igual que con Cristina Gallego. Obviamente quisiera trabajar con Martin Scorsese, pero ante todo me sueño con seguir haciendo estas historias y llevando el talento latinoamericano muy lejos. 

Por: María Fernanda Bohórquez Díaz