buses transmilenio vandalizados
Foto de: Alcaldía de Bogotá

El alcalde Enrique Peñalosa se pronunció sobre la vandalización a cinco buses de TransMienio que fueron vandalizados en la tarde de este martes.

“Nosotros como empleados de los ciudadanos hacemos enormes esfuerzos para modernizar la flota de TransMilenio, para que los ciudadanos tengan buses más cómodos, más seguros, que no contaminen, que no se varen. Ahora tenemos esta flota nueva, de los ciudadanos, no de unos empleados de los ciudadanos y unos vándalos les causaron daños a esos buses”, expresó Peñalosa.

El mandatario también señaló que los mismos ciudadanos son quienes se ven afectados con este tipo de perjuicios causados a los buses, al tener que asumir con los impuestos los costos.

“Son los costos que salen de una manera u otra de los bolsillos de los ciudadanos, de los impuestos, entonces es una inversión menos que se hace en parques o en atención a los adultos mayores y hay 22 mil ciudadanos que ven afectada su movilidad cada día debido a que esos buses tienen que estar fuera de circulación varios días. ¿Entonces a quién creen que se le hace daño? ¡Todos los ciudadanos somos una familia grande y es una tristeza que ocurran casos como estos!", exclamó el alcalde Peñalosa.

Lea también: Cinco buses nuevos de TransMilenio fueron vandalizados

Según TransMilenio, uno de los nuevos vehículos de la flota fue grafiteado, mientras que a otro le rompieron el rutero frontal y tres buses más sufrieron daños en vidrios. Los costos estimados de reparación en el caso del vehículo que sufrió afectación en el rutero, son de alrededor de 10 millones de pesos. El Distrito evalúa los costos de las reparaciones en los demás buses.

El alcalde Peñalosa  anunció que habrá sanciones para quienes participaron en este tipo de hechos contra los bienes de la ciudad: “Tenemos videos de los vándalos que se creen machos haciendo esto y esperamos sancionarlos. Pero obviamente así no es como funciona una sociedad civilizada, así no es como progresa una sociedad“, dijo.

Adicionalmente, los cinco vehículos dejarán de funcionar de dos a tres días mientras se realizan las reparaciones de los daños, lo que afectará a por lo menos 22.000 usuarios.