Las autoridades hacen recomendaciones a los padres de familia para que ni ellos ni sus hijos, sean presa fácil de los delincuentes a través de las llamadas.

"El delincuente se hace pasar por un sobrino, diciendo "tía-tía ayúdeme". Entonces la persona en medio de su afán, pues ellos llaman como una persona llorando, lo relaciona con un familiar más cercano", dijo Camilo Borda, comandante (e.) Gaula Bogotá.

Es allí cuando comienzan la extorsión: "ellos hacen las llamadas de manera aleatoria, entonces qué es fundamental, decirles ahorita a los menores de edad que se quedan solos en sus residencias, que si los llaman que su familiar ha sido capturado y que supuestamente van unos abogados por un dinero, joyas, televisores, hacer las verificaciones previas", aseguró el comandante.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Por tal motivo, el oficial hace varias recomendaciones.

"Dejar los números telefónicos de los papás, el teléfono fijo, el de la oficina, para verificar así, sí esa situación es verdad y llamar a la línea 165 para verificar", agregó el comandante.

Explicarles a los menores de edad, resaltó Borda, que siempre desconfíen de las llamadas y nunca entreguen datos de familiares para evitar ser presa de los delincuentes.

Por: Fredy Guerra