salida de Miguel Ángel

Los grandes deben elegir la cúspide como el momento adecuado para irse de un lugar y entre los errores que cometió un gran técnico como Miguel Russo ese fue uno más.

Ganó uno de los títulos más importantes en la historia embajadora, como visitante y ante su rival tradicional, lo que lo hizo merecedor al menos de una despedida menos dolorosa.

El mejor técnico de Millonarios de los últimos tiempos se va como se fueron varios grandes del club: cuestionado, por algunos vilipendiado, criticado y en un momento señalado, sin ser el único y absoluto culpable de la crisis que vive uno de los clubes más grandes del país, y es una crisis con todas sus letras, porque no sólo fracasó en el intento por disputar alguno de los títulos de la Liga 2018 sino que salió eliminado de la Copa Libertadores, la Sudamericana y la Copa Colombia, una verdadera catástrofe para el cuadro albiazul.

Rueda de prensa de la salida de Miguel Ángel Russo de Millonarios

¡Atención! siga EN VIVO la transmisión de la rueda de prensa de la salida de Miguel Ángel Russo de Millonarios →

Posted by Canal Capital on Tuesday, November 6, 2018

 

Russo era uno de los técnicos mejor pagos del fútbol colombiano y mas allá de las razones futbolísticas que al parecer fueron detonante para su salida, la conclusión es que teniendo en cuenta lo mencionado, se va por razones económicas.

Según el dirigente Gustavo Serpa, Millonarios invirtió entre 6 y 10 millones de dólares para que el club estuviera en los primeros lugares y según trascendió, la relación costo-beneficio no dio resultados.

No es negocio invertir tanto dinero para no ganar nada y sumándole el salario del entrenador, el 2019 se veía muy complicado económicamente con el argentino al mando.

La ausencia en un certamen como la Libertadores significa que el embajador dejará de ganar como mínimo 5.400 millones de pesos, ingresando a la fase de grupos como campeón de Colombia en concepto de dinero a recibir por jugar 3 partidos de local, según la tabla de premios 2018 de Conmebol, y eso es una pérdida tan millonaria como el club.

Volviendo al aspecto futbolístico hay cuatro aspectos que jugaron en contra: las lesiones de jugadores fundamentales, la mala administración de la nómina, la imposibilidad de ganar como  local y el bajo nivel de algunos futbolistas son razones deportivas que llevaron al azul a no competir por cosas importantes.

En un momento del semestre, Millonarios estaba obligado a ganarle a equipos con menos nombre y aunque superó a Leones -única victoria en el Campín- y a Envigado, falló contra Equidad, Tolima y Huila lo que lo dejó afuera de la competencia.

No ganar como local y sólo hacerlo con el descendido Leones, refleja el momento de pobreza de rendimiento del grupo de futbolistas, y en el fútbol, los jugadores siempre tienen la última palabra.

Gallardía, responsabilidad y guía fueron las palabras de los dirigentes para describir a Russo, por lo que queda absolutamente claro que Miguel como persona para ellos es intachable, pero como cabeza del club, los directivos le dieron mayor importancia al aspecto económico y en una charla amistosa según sus palabras, llegaron a un acuerdo para no despedirlo e indemnizarlo sino arreglar la salida consensuada, y el entrenador en su agradecida forma de ser accedió manifestando que “Millonarios estuvo en el peor momento de mi vida”.

¿Y ahora? Millos busca técnico, y con menos inversión que en este año, iniciará el 2019 buscando recuperarse con otro entrenador que traerá sus propios métodos e ideas, lo que genera más interrogantes acerca del porvenir, porque es seguro que en cabeza de otro el proceso de Miguel verá su final.

Pero tranquilos todos, que según los dirigentes, este proceso sólo terminará cuando Millonarios tenga su estadio y gane la Copa Libertadores. La pregunta es: sin invertir, ¿cómo lo lograrán?

Por: Andrés Villegas Torres