La oposición de Venezuela denunció al gobierno por "fraude" electoral luego que el oficialismo fue declarado ganador de los comicios regionales, y prometió lanzar protestas pacíficas para cambiar el sistema electoral del atribulado país.

La coalición opositora desconoció los resultados del domingo, que contradijeron a los últimos sondeos que daban la ventaja a los rivales del presidente Nicolás Maduro en medio de una prolongada crisis económica.

"El día de ayer (domingo) se materializó un proceso fraudulento sin precedentes en nuestra historia", dijo en un comunicado la alianza de partidos opositores Mesa de la Unidad Democrática (MUD). "Nadie duda que las elecciones en Venezuela no son libres, ni justas, ni transparentes", agregó.

Según la oposición, a 1,8 millones de electores se les prohibió ejercer su derecho al voto por múltiples motivos y más de 700.000 fueron migrados de sus centros electorales a solo horas de los comicios.

Además, la oposición dijo que 90.537 votos nulos debieron ser adjudicados a sus candidatos, porque se generó una confusión por papeletas en que aparecían los nombres de postulantes que habían perdido las elecciones primarias.

"El régimen asumió el camino del fraude, la violencia, manipulación, ventajismo, trampa, corrupción, extorsión, chantaje, para desconocer la voluntad de nuestro pueblo", agregó la oposición en un comunicado.

Pero mientras la MUD denunciaba estas irregularidades, los candidatos del Gobierno eran proclamados en los diferentes estados donde resultaron ganadores y uno de los contendientes perdedores, el opositor Henri Falcón, aceptó la derrota.

"Uno va a una elección a ganar o a perder. Y yo responsablemenete digo: nosotros perdimos, así de sencillo, y hay que aceptarlo", dijo Falcón en rueda de prensa desde Lara, el estado que gobernó desde el 2008 por dos períodos consecutivos.

Los datos difundidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE) mostraron que el chavismo gobernante se hizo con al menos 17 de los 23 estados en disputa.

"La elección de ayer (domingo) la perdieron por más de 900.000 votos y no son capaces de reconocerla (...). La oposición es tan democrática que sólo reconoce los resultados cuando ganan", dijo el jefe de campaña del oficialismo, Jorge Rodríguez.