Con 42 años, Carlos Fernando Galán Pachón, casado con Carolina Diek, con quien tiene dos hijos, aspira ha convertirse en alcalde de Bogotá.

Su vida ha estado ligada al periodismo y a la política. Es el menor de los tres hijos de Luis Carlos Galán, fundador del Nuevo Liberalismo, asesinado el 18 de agosto de 1989.

La política no solo la heredó de su padre, también de su abuelo Mario Galán, quien fue un importante dirigente liberal santandereano.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Su madre, Gloria Pachón, le inculcó el amor por el periodismo. Estudió en Washington, en la Universidad de Georgetown y trabajó como corresponsal para la revista Semana. Hizo una especialización en Gobierno, Gerencia y Asuntos Públicos en el Externado de Colombia.

Trabajó en la OEA cuando César Gaviria fue secretario General. En 2003, de regreso a Colombia, laboró como redactor de la sección país en la revista cambio.

Posteriormente fue el editor político de El Tiempo. En 2007, por artículos en los que denunció la parapolitíca, fue reconocido con el Premio Nacional de Periodismo, del Círculo de Periodistas de Bogotá, en la categoría “Mejor trabajo en prensa”.

En 2007 fue elegido concejal de Bogotá por el partido Cambio Radical. Sus denuncias sobre irregularidades en la contratación pública se convirtieron en el punto de partida para destapar el "carrusel de la contratación".

En 2011 fue elegido presidente de Cambio Radical, cargo desde el que revocó 300 avales a candidatos cuestionados por presuntos actos de corrupción.

En 2012 fue secretario Anticorrupción y de Transparencia del Gobierno de Juan Manuel Santos. Fue elegido senador de la República en 2014.

En 2015 renunció a la dirección de Cambio radical por diferencias con varios miembros del partido.

El 23 de abril de este año se lanzó a la alcaldía de la capital a través de la figura de la recolección de firmas, lo que le permitió consolidar el movimiento Bogotá para la Gente.

En el desarrollo de su campaña fue insistente con el discurso de la no agresión.

Por: Freddy Guerra