¿Cuál es la edad ideal para hablar de sexualidad en la familia? ¿Es necesario esperar la mayoría de edad para acercarse a los temas relacionados con la sexualidad? Según Profamilia, la sexualidad es la unión de las esferas biológica, social, psicológica y cultural de los seres humanos; se manifiesta a través de sus comportamientos, actitudes y sentimientos, por lo que forma parte fundamental de la personalidad. 

Esto significa que acompaña a las personas a lo largo de toda su vida y está presente en todas sus dimensiones, sin embargo, sigue siendo un tema rodeado de desconocimiento, prejuicios y tabúes, especialmente entre padres e hijos ¿por qué? Aquí te damos algunas pistas.

Para ayudarnos a responder esta pregunta e identificar algunos temores frente a esta conversación, hablamos con Katherine, una chica de 15 años, Hugo, su papá y Claudia Reyes, psicóloga experta en sexualidad, relaciones contemporáneas y psicoterapia infantojuvenil.

Hablamos como si sexualidad y sexo fueran lo mismo

Primero lo primero, y es que desafortunadamente muchas veces los conceptos de sexualidad y sexo se tratan como si fueran la misma cosa y la verdad es que no lo son, el sexo es solo una parte de la sexualidad.

Katherine nos contó que cada vez que escucha hablar de sexualidad, en el colegio o en espacios educativos, se repite una cátedra que generalmente no va más allá del sexo como práctica para reproducirse, el uso de métodos anticonceptivos y las enfermedades de transmisión sexual. Siempre hablan del sexo, y del sexo para la reproducción, del uso del condón, pero no del sexo como algo para tener placer y conocerse o de la sexualidad y otros temas”

Frente a esto, Claudia nos habló justamente de la visión de la sexualidad como un asunto biológico con un enfoque de salud pública que usualmente deja de lado que, si bien el sexo hace parte y las herramientas para experimentarlo con responsabilidad son clave, alrededor de la sexualidad lxs chicxs descubren quiénes son, qué les gusta, cómo quieren relacionarse; que son elementos muy poderosos a la hora de definir su personalidad e identidad. 

Parece que la educación sexual es responsabilidad del colegio

“El actor principal en el proceso de educación sobre sexualidad son los padres, a partir de lo que se conversa y se vive en los hogares se construyen las bases de lo que los chicos comprenden, y no solo se trata de las palabras sino de lo que ellos observan en su día a día que puede comunicar mucho más.” Claudia se refiere a la importancia de generar un ambiente que permita la observación, las charlas y las preguntas de lado y lado.

Hugo resalta justamente este rol en la experiencia con su hija “ella sabía que podía hablar conmigo de cualquier cosa y yo le mostraba con mis acciones que la iba a escuchar, a veces usamos el humor para que sea más fácil porque yo tengo claro que lo que ella no me pregunte lo puede averiguar en otra parte, y no siempre lo que encuentre va a ser verdad entonces es mejor que lo hablemos primero en la casa.” 

Probablemente unx chicx no va a hablar con tranquilidad de su sexualidad frente a unos padres que se burlan del tema y hacen chistes sobre las personas homosexuales, por ejemplo, como tampoco un padre o una madre van a identificar con facilidad las preguntas de sus hijxs si ellxs se cierran a la posibilidad de hablar del tema.

Te puede interesar: ¿Qué es la ciudadanía sexual y por qué es algo de lo que todxs debemos hablar? 

La franqueza ¿daña la imagen que tenemos como hijxs, padres y madres?

Mientras conversamos, Hugo recalcó que, aunque habla de todo con Katherine, nunca deja de lado su rol de papá, tiene claro que es su responsabilidad guiarle y que, aunque pueden hablar como amigxs y sin tapujos, cada unx tiene su propia intimidad que es respetable.

“Que hablemos como amigxs no quiere decir que yo deje de ser el papá” dice Hugo, mientras Katherine nos dice “yo busco a mi papi porque sé que tiene más experiencia y me puede hablar con la verdad porque me quiere y quiere lo mejor para mí''.

Sobre esto Claudia nos manifestó la importancia de definir una forma propia de hablar de la sexualidad “Va a depender de las creencias, los principios y la propia forma de comunicación de cada familia.” Lo que quiere decir que no se trata de copiar al pie de la letra lo que un libro o un experto dicen, sino de encontrar una manera que haga que todxs se sientan cómodxs sin invadir la privacidad de nadie.

El miedo a hablar muy pronto de sexualidad

Este temor parte de la idea de que tocar ciertos temas puede despertar la curiosidad de lxs chicxs “Mi principal miedo era darle mucha información y generar preguntas que tal vez ella no se estaba haciendo”, mencionó Hugo en nuestra entrevista. 

Sin embargo, Claudia explica que no existe un momento indicado de forma universal para hablar de orientación sexual, sexo, identidad de género y todos estos temas que componen la sexualidad, “las inquietudes dependen del contexto particular de cada chico y la información a la que puede estar expuesto, por lo que la conversación en realidad está activa 24/7”, además agrega que “el deseo, por ejemplo, no es algo que se despierte por una conversación, sino que se desarrolla de manera particular con cada individuo, así que una conversación franca sobre sexualidad no sería un detonante.”

Lxs chicxs tampoco deberían tener ese miedo a preguntar pensando que tal vez sus padres no tenían las mismas dudas a su edad, porque las generaciones cambian, el mundo se transforma y la forma en la que lxs jóvenes viven la sexualidad hoy es muy distinta a la de hace 30 o 40 años, y eso es completamente natural.

La necesidad de tener todas las respuestas

Tanto hijxs como padres y madres pueden temer a no recibir las preguntas o las respuestas que esperan, pero la verdad es que si eso ocurre ¡no pasa nada! Como la sexualidad es individual, es apenas natural que no exista una lista de preguntas universales que lxs adolescentes deben hacer y que algunas veces los papás y mamás queden en blanco con las dudas que les plantean. 

Estas situaciones pueden verse más como una oportunidad que como un problema, por ejemplo, Hugo y Katherine nos contaron que cuando ella se preguntó por cuántas orientaciones sexuales existían él no lo tenía claro, pero juntos se dieron a la tarea de averiguarlo y al final los dos aprendieron más sobre el tema. Hugo nos compartió que consume contenido en Internet para mantenerse informado porque “uno no se las tiene que saber todas, pero buscando información encuentra respuestas y también aprende cada día más.”

Además, tener confianza para demostrar que se está en aprendizaje constante de parte y parte y que tiene las puertas abiertas para conversar también puede fortalecer la relación, “Si yo no le hubiera hablado del tema tal vez no sabría del chico que le gusta, de las orientaciones sexuales de los amigos… la ventaja más grande es que ha quitado el miedo y ha generado confianza”, dice Hugo mientras Katherine complementa “haber hablado de esto me quitó la timidez de decirte algo y pensar que tú me vas a mirar mal o a decirme que no te cuente de eso, o pensar que me vas a juzgar o a regañar.”

Desde su visión como psicóloga, Claudia recomienda que, de ser posible, se busque asesoría e información creada y verificada por profesionales; porque en internet hay muchísimos recursos y consejos, pero en muchos casos no tienen un sustento y pueden generar desinformación o más dudas, pues no se adaptan al contexto de cada familia.

Consulta aquí algunas rutas para recibir información y asesoría sobre estos temas.

Sin duda es un tema que no se puede tomar a la ligera, pero que tampoco tiene que ser un misterio para las familias, porque la sexualidad es también un derecho de lxs chicxs. La invitación es a que hablemos del tema de frente y con mente, y a abrirle las puertas a las preguntas con herramientas como Animalxs, una serie en la que son lxs mismxs jóvenes quienes hablan desde sus experiencias y que puede ser una guía para dejar a un lado los tabúes e iniciar la conversación.

También puedes leer: ¿Cómo se hizo Animalxs? Esto nos contó su Directora

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.