Diciembre es para los colombianos la época más agradable del año. Las festividades exacerban la alegría y la familiaridad y aunque nuestros corazones se encienden con la Navidad, también nuestras mentes deben tener prendidas las alertas, pues la época es propicia para que muchas cosas indeseadas puedan ocurrir.

Los riesgos, aunque no parezca, están más cerca que nunca. La razón es que esas situaciones en las que no prevemos que algo pueda ocurrir, son las que facilitan el trabajo a los delincuentes.

“Cuando la administradora me contactó, llegó la Policía. Obviamente nosotros llamamos a la Policía. Revisaron las cámaras y en las cámaras se ve cuando entran dos personas, en tres oportunidades, en un lapso de 20 minutos cada una y obviamente se ve en las cámaras cómo salen con mis pertenencias”, contó César Amado, víctima de un robo a vivienda.

Algunas precauciones, como cambiar las cerraduras en caso de perder las llaves (aunque sea por poco tiempo), tener un ojo mágico o cadena que permita verificar a quien toca a la puerta antes de abrir, establecer un plan de acción con los vecinos en caso de situaciones sospechosas, o simplemente verificar que las puertas y ventanas estén bien cerradas durante las noches y en caso de ausencia temporal, son medidas básicas a tener en cuenta.

Buggy Rollin

¿Te atreverías a bajar una montaña usando ruedas en todo tu cuerpo? Descubre la fantástica historia del Buggy Rolling en nuestro país → Más historias en conexioncapital.co

Publicado por Canal Capital en Domingo, 9 de diciembre de 2018

“Hablar con sus vecinos y saber qué vecino va a estar en el hogar. Obviamente también darle parte a la empresa de seguridad en este caso, para que sepa que en ese apartamento no va a haber nadie y cualquier movimiento sospechoso lo esté vigilando”, dijo Amado.

Según las autoridades, una de las modalidades más utilizadas por la delincuencia para cometer hurtos en esta época de Navidad es el fleteo. Para prevenirlo, es clave preferir siempre el uso de cheques o tarjetas y pedir acompañamiento de la Policía en caso de que sea inevitable realizar traslados con altas sumas de dinero en efectivo.

Otro de los riesgos comunes en las festividades tiene que ver con la ingesta de alimentos y bebidas. En primer lugar porque también allí hay oportunidad para que la ilegalidad tome partida del ambiente alegre y despreocupado.

“En el tema de los riesgos, el Invima siempre advierte que es fundamental la corresponsabilidad. Si bien las autoridades sanitarias hacemos lo pertinente, el usuario debe ser consciente también por su salud y su integridad. Por ejemplo, cuando una bebida alcohólica es demasiado barata, tiene que llamar la atención. Automáticamente tiene que prender la alarma en el usuario, preguntarse por qué está tan barata si en el mercado tiene un precio mayor”, alertó Carlos Alberto Roble, director de alimentos y bebidas del Invi,a.

Es por ello que, antes de comprar y/o consumir cualquier tipo de bebida, es importante seguir algunas indicaciones.

“Verificar las botellas, que no tengan partículas extrañas (…) los rótulos, tienen que tener, para el caso de bebidas alcohólicas una L”, manifestó Roble.

Igualmente, es recomendable destruir etiquetas, anillos de seguridad y botellas, con el fin de que el licor pueda ser adulterado posteriormente. Eso para combatir el contrabando. En segundo lugar, pero no menos importante, debemos tener un extremo cuidado con los alimentos, que hacen parte esencial de la celebración.

“Hay alimentos de mayor riesgo en salud que son todos los alimentos de origen animal: carne, lácteos, pescado. Estos alimentos tienen que ser adquiridos en sitios donde se verifique que haya cadena de frío y una vez estén en la casa tiene que respetarse esa cadena de frío. La recomendación es que se prepare solamente la porción que se va a consumir”, puntualizó el director de alimentos y bebidas del Invima.

La manipulación de pólvora

No existe pólvora segura, es así de claro y así de simple, aunque muchos piensen que es una tradición o una forma de divertirse, hasta los expertos pueden resultar afectados.

“La gama de lesiones producidas por póvora es inmensa. Recordemos que la pólvora es un explosivo y por tanto no solamente produce quemaduras sino que produce, amputaciones, laceraciones, pérdidas oculares (…) son múltiples”, señaló Norberto Navarrete, médico urgenciólogo.

Aunque muchos creemos que las unidades de quemados y los hospitales del país se llenan en diciembre de personas que han resultado quemados por manipular explosivos, no solo este tipo de hechos desafortunados (que no pueden ser llamados accidentes, pues son absolutamente prevenibles) se incrementan en la Navidad.

“No solamente es pólvora. Es la llama del asador y de la casa. Es el líquido caliente, el baño y el chocolate que se derrama sobre el cuerpo del niño. Es la quemadura eléctrica de las luces navideñas. Entonces tenemos que trabajar todos en conjunto para disminuir este número de lesiones para esta época del año”, dijo el médico.

Es así como, para la prohibición de explosivos, Bogotá tiene un gran abanderado.

“Yo soy un accionista muy importante de este proyecto porque fui uno de los miles de niños quemados en la ciudad que perdió parte de los dedos y parte de la mano por cuenta de la pólvora”, indicó en su momento el alcalde Enrique Peñalosa.

Recuerde que si usted es testigo de compra, venta o manipulación de pólvora, su deber es denunciar oportunamente a las autoridades o en la línea 123.

 

Seguridad en carreteras

Diciembre es el mes más transitado y también el más afectado por muertes en accidentes de tránsito. Revisar bien el vehículo, las llantas, cualquier posible fuga de combustible o agua, el estado de las luces direccionales, los parabrisas, entre otros, es fundamental para prevenir ser una víctima más.

La normatividad colombiana exige que todo vehículo lleve un equipo de carretera que cuente como mínimo con un extintor de incendios vigente, señales de carretera en forma de triángulo, tacos para bloquear el vehículo, un botiquín de primeros auxilios, un gato con capacidad para elevar el vehículo, una cruceta, una linterna, una llanta de repuesto y una caja de herramientas básica.

Igualmente, es importante revisar que estén en orden los documentos esenciales como el pase, la tarjeta de propiedad del vehículo, el certificado de revisión técnico mecánica y el SOAT vigente.

Como medidas adicionales, es clave que las familias planeen previamente cómo se van a distribuir las responsabilidades durante el trayecto y que estas no recaigan en una sola persona. La, o las personas que estén encargadas de conducir, deben tener un buen descanso previo que no afecte su ciclo normal de sueño y haberse alimentado de manera saludable. Por supuesto, es indispensable no estar bajo los efectos de drogas o alcohol y respetar estrictamente las normas de tránsito.

“Los hechos de tránsito, las muertes o lesiones, se producen principalmente por los excesos de velocidad. Hoy, la velocidad en Colombia está matando seres inocentes, se están matando sueños. Son familias que quedan en el total drama. Hoy tenemos cerca de 7.000 muertos al año”, concluyó Mary Bottagisio, experta en Seguridad Vial.

En la víspera del viaje, es importante también consultar las rutas de acceso a las ciudades y el plan de retorno que han dispuesto las autoridades de tránsito. Para esto se puede llamar al #767 o visitar las redes sociales del Invías.

Recuerde que hacer una pausa en la celebración y prevenir los riesgos a los que estamos expuestos, puede ser la mejor decisión de nuestra vida.