Foto: EFE/Sergi Rugrand

La violencia contra la mujer, un tema del que ya hablamos en un número pasado de Puntos Capitales, vuelve a ser el centro de atención.

Empecemos por el contexto: según Sisma Mujer durante 2019 en Colombia cada 24 minutos al menos una mujer fue agredida sexualmente. Las cifras muestran también que las niñas y adolescentes fueron el 86 % de los casos, en su mayoría las que tienen entre 10 y 14 años.

Hoy hablamos del caso de violación de una niña embera en Risaralda por parte de militares activos que hoy aceptaron cargos y, además, las denuncias contra el director de cine colombiano Ciro Guerra.

Lo primero que se analiza es que se debe desmantelar la narrativa según la cual se encasillan estas acciones en el término 'manzanas podridas' cuando es evidente que se trata de movidas sistémicas.

Si nos remitimos a las acciones violentas contra las mujeres por parte de activos del Ejército o cualquier actor armado legal o ilegal entendemos que la agresión sexual como un arma de guerra ha sistematizado este tipo de prácticas.

La periodista invitada Gineth Bedoya afirma que en lo corrido del año hasta el 18 de junio se han presentado 99 casos de feminicidio en Colombia; ha aumentado la problemática de explotación sexual.

"No podemos justificar que la tropa está desmotivada, que son casos aislados o que son manzanas podridas. En el caso de los militares hay un protocolo de prevención de violencia sexual desde 2012. Supuestamente cada integrante lleva esta cartilla donde se les recuerda que deben preservar los derechos humanos", afirma

Para ella en estos casos se debe impartir una cátedra que les recuerde a los niños y a las niñas del respeto, del cuidado del otro, de respetar los derechos del otro. Además que los abogados se preparen en temas de género.

La abogada Adriana Benjumea, directora de la Corporación Humanas, habló sobre las limitaciones que encuentran las víctimas de abuso o acoso sexual.

"Los delitos sexuales son los únicos que ponen la responsabilidad en las víctimas. Los demás delitos, el hurto, el asesinato, etc, ponen la responsabilidad en el victimario. Se cuestiona: ¿Por qué salió? ¿por qué iba con esa persona? ¿por qué iba vestida así? Entonces esa es la primera razón para no denunciar", cuenta la abogada.

Vea el programa completo:

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.