Este sábado, el diario estadounidense The New York Times hizo público un artículo titulado "Las órdenes de letalidad del Ejército colombiano ponen en riesgo a los civiles, según oficiales". En dicha publicación, el diario hace referencia a posibles "falsos positivos" que se estarían presentando en las Fuerzas Militares de Colombia.

Según el informe escrito por el periodista Nicholas Casey, "Ahora, otra encarnación de esa política está siendo impulsada por el nuevo gobierno contra los grupos criminales, guerrilleros y paramilitares del país, según las órdenes revisadas por The New York Times y tres oficiales de alto rango que hablaron sobre esas medidas".

Casey menciona que los soldados colombianos estarían bajo una "intensa presión" de sus autoridades para duplicar "la cantidad de criminales y rebeldes que matan".

Asimismo, hace referencia a declaraciones del mayor general Nicacio Martínez Espinel, comandante del Ejército de Colombia, e indica que este "habría reconocido haber emitido las nuevas órdenes" para exigir "que los oficiales establezcan objetivos concretos para matar, capturar o forzar la rendición de los grupos criminales y rebeldes".

Lea también Ejército colombiano se pronuncia sobre artículo del New York Times

Las declaraciones que publica el diario estadounidense mencionan las que serían afirmaciones de oficiales de las Fuerzas Armadas: “La amenaza criminal se incrementó”, “Si seguimos al ritmo que veníamos anteriormente no vamos a cumplir los objetivos” e indica, también, que "dos de los oficiales que hablaron con el Times dijeron que estaban activos durante la época de los asesinatos y fueron ascendidos de rango en períodos subsiguientes".

Otro de los temas que resalta el artículo hacen referencia a la "presión del gobierno de Donald Trump frente a la lucha contra el narcotráfico" . Resalta que para las Fuerzas Militares “La meta es doblar los resultados operacionales en todos los niveles del mando”.

Las entrevistas realizadas a los oficiales se dan, según NYT, en el marco de una orden dada por el comandante del Ejército de Colombia "para preservar la paz, y duplicar "la cantidad de criminales y rebeldes que matan, capturan u obligan a rendirse en batalla".