El nombre de Jorge Eliécer Gaitán está directamente asociado con el Bogotazo. Su muerte, el 9 de abril de 1948, desembocó en destrozos, saqueos y muertes en Bogotá y diferentes regiones del país. Pero, ¿por qué su deceso llevó a que existiera una revuelta ciudadana ese día?

¿Quién era Jorge Eliécer Gaitán?

Gaitán creció en un entorno académico y de letras; su madre, Manuela Ayala Beltrán, era profesora y su padre, Eliécer Gaitán Otálora, tenía una librería en el centro de la ciudad. Esta combinación logró que Gaitán se dejara seducir por ideas socialistas en la adolescencia. Su tesis de grado universitario como abogado de la Universidad Nacional se tituló Las ideas socialistas en Colombia.

Aunque parece irónico, en su viaje a Roma para realizar los estudios de doctorado en jurisprudencia, Gaitán, en pleno auge del fascismo, conoció los discursos y la forma en que Benito Mussolini se dirigía a los italianos. Pararse al frente de un espejo, mandar el pecho hacia adelante y aguantar la respiración para luego lanzar un mensaje fuerte, era el ejercicio constante del ‘caudillo’ colombiano.

La primera pelea política que dio Gaitán fue sobre La Masacre de las Bananeras. Tras este episodio trágico en el que fueron asesinados varios empleados de la United Fruit Company, Gaitán retrató lo sucedido como representante a la Cámara. Esto era un indicador de las causas sociales que iba a comenzar a defender.

El líder liberal libró diferentes batallas durante su carrera política. Conservadores y hasta los mismos liberales lo veían como un peligro tras la fuerza que el ‘Caudillo’ arrastraba en la gente.

En 1936 fue designado como alcalde de Bogotá por Parminio Cárdenas. Su alcaldía duró solo ocho meses, tras una fuerte presión que ejerció el gremio de taxistas al no estar de acuerdo con el decreto en el que se les obligaba a usar uniformes y taxímetros para llevar a cabo su trabajo. Otra de las ideas que llevó a cabo en su administración fue impulsar la educación y el deporte dentro de las juventudes. También trabajó el embellecimiento de la ciudad durante un programa en el que el ciudadano se apropiara del territorio en el que habitaba; que lo cuidara y lo mantuviera limpio.

Gaitán también desempeñó el cargo de ministro de educación durante el gobierno de Eduardo Santos. Allí lanzó diferentes programas a favor de la democratización de la educación, como había sucedido años atrás en su alcaldía de Bogotá.

Su proyecto político estaba encaminado a lo social y cada vez tomaba fuerza. Estaban expuestos sus compañeros y enemigos en esta carrera presidencial. Sus enemigos lo llamaban comunista, otros lo trataban de fascista; pero para Gaitán todos pertenecían a la clase oligarca que desangraba a los colombianos.

Cuando Juan Roa Sierra mató a Gaitán, no solo mató al ‘Caudillo del pueblo’, mató la esperanza de ciudadanos que veían en la figura del líder liberal como una opción de cambio, una nueva forma de relacionarse con los líderes políticos del país. Pero sus frases, sus ideas, describieron lo que verdaderamente él era: ‘‘Contra los oligarcas. ¡A la carga!’’ o ‘Yo no soy un hombre, soy un pueblo y el pueblo es mayor que sus dirigentes’’, muestran la fuerza y el legado que dejó en la idea colectiva del país como el Caudillo del Pueblo.

Por: Álvaro Clavijo - Periodista.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.