La revolución de los colegios del alcalde Enrique Peñalosa ha traído buenas noticias para la ciudad, no solo en materia de educación, sino en la economía, ya que ha logrado aportar cerca de un punto al Producto Interno Bruto (PIB) de la ciudad (0,7 %), según informó Claudia Puentes, secretaria de Educación.

En total todo el plan de inversiones en infraestructura educativa le ha generado a la ciudad 6.435 empleos directos y 243.057 metros cuadrados intervenidos en toda la ciudad.

“Todo el proceso de infraestructura nueva que lidera el alcalde Enrique Peñalosa ha generado más de 6.400 empleos directos. Es una inversión de más de 1 billón de pesos y esto ha movido el Producto Interno Bruto (PIB) en casi un punto, esto es una cifra muy importante, porque dinamiza toda la economía”, afirmó Puentes.

Estos empleos brindan oportunidades a personas de todas las regiones del país y de todos los sectores de la ciudad, que con su trabajo están transformando la ciudad, construyendo colegios nuevos y transformando los que no estaban en condiciones óptimas.

En total se han entregado 17 colegios en la ciudad entre nuevos y reconstruidos, en las localidades de Rafael Uribe Uribe, Suba, Usme, Engativá, Kennedy, Bosa y San Cristóbal.

Además, avanzan satisfactoriamente las obras de 21 colegios entre nuevos y reconstruidos que están cambiando la vida de las comunidades educativas y del entorno donde se construyen.

“La revolución de los colegios es todo un programa de inversión que permitirá que toda la ciudad cuente con 62 colegios entre nuevos y reconstruidos. Para la Alcaldía de Enrique Peñalosa la educación es la prioridad, por esto los ciudadanos pueden estar tranquilos de que sus impuestos se están invirtiendo en obras que cambian vidas”, señaló la secretaria de Educación.

A las obras de estos colegios nuevos y reconstruidos se suman los mejoramientos a cerca de 300 sedes de instituciones, con obras como infraestructura para la primera infancia, mejora de fallas en servicios públicos, atención de emergencias e intervención a comedores escolares, entre otros.

“Vamos bien. Estamos cumpliendo: el 2018 lo cerramos con 17 colegios y 2019 será un año de entregar y concretar más instituciones”, destacó la alta funcionaria.

Por último, recalcó que la educación pública en Bogotá es digna de ejemplo, ya que cuenta con buenos índices de calidad, reducción en la deserción escolar, el mejor Programa de Alimentación Escolar – PAE del país y una muy importante inversión en infraestructura nueva y reconstruida totalmente.