El tenista colombiano Robert Farah dio positivo en una prueba de dopaje que se le realizó el pasado 17 de octubre en la ciudad de Cali.

Farah mediante una carta indicó a la prensa que la Federación Internacional de Tenis (ITF por sus siglas en inglés) le informó que se halló en su cuerpo la presencia de una sustancia prohibida llamada Boldenona.

“Me está haciendo vivir uno de los momentos más tristes de mi vida y el más triste, sin duda, de mi carrera deportiva”, indicó el tenista colombiano.

Farah aseguró que, tal como lo afirmó el Comité Olímpico Colombiano en 2018, esa sustancia se encuentra frecuentemente en la carne colombiana y puede afectar los resultados de las pruebas a los atletas.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

“Dos semanas antes a la prueba en mención, es decir, el 7 de octubre de 2019, se me practicó una prueba antidoping en Shanghái, la cual tuvo resultado negativo. Y además fui testeado en por lo menos otras 15 ocasiones de manera aleatoria en el circuito internacional a lo largo del año con el mismo resultado negativo”, afirmó Farah.

El tenista indicó que debido a los resultados de la prueba del 17 de octubre de 2019 no podrá disputar el Abierto de Australia que se cumple en la ciudad de Melbourne.

“Con mi equipo, y un grupo de asesores, estamos indagando sobre los pasos a seguir en un proceso que pretendemos demuestre que nunca he utilizado algún producto que atente contra el juego limpio y la ética que caracteriza al deporte y especialmente al tenis”, manifestó el tenista.

El deportista agregó que confía en los resultados del proceso, con los que busca defender su inocencia. "Siempre he actuado con rectitud y honestidad en mi vida”, manifestó.

Farah es el actual número uno del ranking de dobles de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) junto a su pareja en las canchas, su compatriota Juan Sebastián Cabal.

La pareja colombiana se coronó, en 2019, campeona en los Grand Slams de Wimbledon en Reino Unido y de Estados Unidos.

Vea aquí todo el comunicado: