Hoy se cumplen 34 años del holocausto del Palacio de Justicia, un día que quedó marcado en la historia del país como uno de los más dolorosos y que la Corte Penal Internacional consideró como una masacre.

El miércoles 6 de noviembre de 1985 sobre las 11:30 a. m. 35 guerrilleros de la organización insurgente M-19, se tomaron a la fuerza el Palacio de Justicia, allí, llevaron a cabo la operación  “Antonio Nariño por los derechos del hombre”.

Esta operación buscaba hacer un juicio público al Gobierno por haber incumplido el cese al fuego con las organizaciones guerrilleras, exigiendo la presencia de Belisario Betancur, presidente de la república, en compañía de tres ministros: Jaime Castro, Enrique Parejo, y el general Miguel Vega Uribe.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

La toma inició cuando el M - 19 entró por uno de los sótanos, disparó contra dos vigilantes y así logró el control del primer piso, donde retuvieron a 350 personas entre magistrados, empleados y visitantes.

Por orden del entonces presidente de la República, la Policía y el Ejército se ubicaron en las edificaciones cercanas y respondieron con una retoma denominada "Operación Rastrillo".

Luego llegaron varios tanques, carros blindados, helicópteros y más miembros del ejército nacional; los enfrentamientos se intensificaron y se registraron explosiones de bombas caseras al interior del edificio, generando que el palacio estuviera en llamas.

Hacia las 3:00 p. m. se logró la liberación de algunos rehenes, a quienes trasladaron a la casa de la moneda del 20 de julio.

Sobre las 5:00 p. m.  salieron otros rehenes y se reinició el tiroteo. El incendio continuaba propagándose hasta los pisos cuarto y quinto, y fue hasta la medianoche que este pareció ser controlado.

Lea también: El largo camino para encontrar a los desaparecidos del Palacio de Justicia

El 7 de noviembre el intercambio de disparos continuaba, se intensificó el incendio que se creía controlado y se escuchaban diferentes explosiones.

Fue hasta las 2:25 p. m. que el ejército tomó el control del palacio y se divulgó la muerte de Luis Otero y Andrés Almarales, miembros cabecillas del M-19.

El resultado de la trágica jornada fue de 98 personas asesinadas. Al día de hoy cinco personas se mantienen desaparecidas..

Por: Nathalia Morales