Doctores locales reportaron este domingo que el número de civiles muertos a causa de un ataque químico en Duma, un distrito de Guta Oriental, se ha elevado a 78. Suleman Kakeh y Ayman Arbash, dos doctores del suburbio de Damasco, confirmaron el número de muertos en un reporte dirigido exclusivamente a la Agencia Anadolu.

Varios videos grabados en el lugar, muestran que muchos de los civiles no sangran, sino que echan espuma por la boca y la nariz.

La agencia de defensa civil siria, conocida como los Cascos Blancos, reportó previamente que las fuerzas del régimen atacaron a la población civil en el distrito Duma de Guta Oriental en un ataque a medianoche este sábado con gas venenoso.

La Organización para la Cooperación Islámica (OIC por sus siglas en inglés), condenó el reciente ataque calificandolo como una violación al derecho internacional.

Yousef bin Ahmed Al-Othaimeen, secretario general de la OIC, declaró: “condeno los ataques de Bashar al-Assad en contra de los civiles indefensos”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Arabia Saudita criticó que la comunidad internacional debería intensificar sus esfuerzos para proteger a los civiles sirios.

La Unión Europea indicó que las pruebas en Duma señalaban que el régimen sirio era responsable por el ataque.

Actualmente, 100.000 personas viven bajo un bloqueo en un área de aproximadamente siete kilómetros cuadrados en el distrito de Duma.

La Red siria de derechos humanos (SNHR), con sede en el Reino Unido, dijo recientemente en un informe que el régimen ha realizado 214 ataques químicos desde que inició la guerra civil en 2011.

A pesar de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que convocó un cese al fuego en Guta Oriental el pasado 24 de febrero, las fuerzas de Assad han intensificado los ataques en la zona.

Hogar de unos 400.000 ciudadanos, Guta Oriental ha estado bajo el asedio de las fuerzas del régimen desde diciembre de 2012. La región se encuentra en medio de una red de áreas de desescalamiento -establecidas en Siria por Turquía, Rusia e Irán- en las cuales se tienen expresamente prohibidos los actos de agresión.

En los últimos 8 meses, las fuerzas del régimen de Bashar al-Assad intensificaron sus bloqueos en Guta Oriental, haciendo prácticamente imposible el acceso de comida o medicinas al distrito y dejando a miles de pacientes sin poder recibir sus tratamientos.

Siria se encuentra en una devastadora guerra civil que inició en 2011, cuando el régimen de al-Assad lanzó una feroz campaña militar que tenía por objetivo reprimir las protestas en pro de la democracia.

Desde entonces, según reporta la ONU, cientos de miles de personas han sido asesinadas en el conflicto y millones más han sido desplazadas.