La Personería de Bogotá aseguró que la Entidad Asesora de Gestión Administrativa y Técnica (Eagat), que surgió para asesorar la compra medicamentos y suministros sin intermediarios ni sobrecostos para las Subredes de Salud en la ciudad, es un “elefante blanco” que está generando grandes pérdidas para la Alcaldía, sin embargo, la Secretaría de Salud responde que por el contrario generó una ahorro de 70.000 millones de pesos.

La Personería de Bogotá aseguró que la entidad asesora de gestión administrativa y técnica, que lleva dos años de constituida, aún no está cumpliendo con las funciones para las que fue creada.

“Nosotros podemos sostener y afirmar que es un elefante blanco creado para nada, no esta prestando ningún servicio a las Subredes porque ni siquiera tiene una plataforma estratégica para adquirir ni para relacionarse con las Subredes de la ciudad, no tiene procedimientos ni control interno, no tiene un software contable, no sabe cuáles son sus obligaciones o habilidades tributarias”, dijo Carmen Teresa Castañeda, personera de Bogotá.

Según la investigación que adelanta la Personería, los sobrecostos en los medicamentos siguen siendo un problema. La Subred Norte es en la que más se han podido evidenciar sobrecostos de hasta un 125 %.

“Si ustedes ven el medicamento del Clobazam en tabletas, que es para niños mayores de dos años para evitar las convulsiones, en la Red Norte costó 581 pesos la compra de este medicamento, en la Red Suroccidente 377, en la Red Centro Oriente 455 y en la Red Sur 258, el sobrecosto es de más de 125 % en la adquisición de este medicamento”, explicó Castañeda.

La Secretaría de Salud aseguró que frente a la diferencia de precios de medicamentos suministrados en las 4 Subredes corresponde a las políticas de control de precios.

La situación vendría presentándose además, por que algunos productos farmacéuticos no cuentan con un código único nacional de medicamentos que establezca un sólo precio. La Personería, indicó que iniciará una indagación preliminar para establecer quiénes serían los responsables de esta inoperancia.

Por: Laura Rojas.