La jornada de este 11 de marzo demostró que lo pensado no siempre es lo que sucede en las urnas. Prueba de ello es la gran cantidad de candidatos quemados, aquellos que en los papeles repetirían curul o ingresarían al Congreso, pero que en realidad no lo lograron.

Lea también: ¿CÓMO QUEDÓ CONFORMADO EL SENADO DE LA REPÚBLICA?

Los quemados

Aunque el Centro Democrático fue el partido con la votación más alta en Senado, varios de los pesos pesados del uribismo se quemaron como el pan en la puerta del horno. Este fue el caso de José Obdulio Gaviria que se vio afectado por la decisión de su colectividad de participar en las elecciones con lista abierta. El actual senador obtuvo 25.327 votos que no fueron suficientes para su reelección.

Lo mismo le pasó a Alfredo Rangel, que ni siquiera estuvo cerca al obtener solo 6.852 votos. Por su parte, Jaime Alejandro Amín, Everth Bustamante y el coronel (r) Alfonso Plazas Vega, tampoco se integrarán al Congreso en esta oportunidad. Otro que se quemó en su primer intento fue el youtuber y pastor cristiano Oswaldo Ortiz, al que sus polémicas y activismo en redes sociales no le sirvieron de mucho para alcanzar una curul.

En Cambio Radical el escenario no es distinto. Juliana María Escalante García, heredera de Álvaro García, condenado por parapolítica, se quemó a pesar de haber conseguido 51 mil votos.

A Bernabé Celis Carrillo le salió caro el reciente escándalo por violencia intrafamiliar que protagonizó, ya que los 48.885 votos que obtuvo no le alcanzaron para llegar el Congreso, aun cuando su nombre ya sonaba como fijo.

Entre los conservadores también hubo bajas. Miguel Gómez Martínez, que fue electo como cabeza de lista de esa colectividad, se quemó con 44.232 votos. Misma suerte corrió Telésforo Pedraza que no pudo conservar su curul a pesar de su trayectoria en el parlamento. Juan Manuel Corzo y Olga Lucía Suárez Mira también quedaron por fuera.

Clara Rojas y Sofía Gaviria, se quemaron en las toldas liberales. Las mujeres que representaban víctimas del conflicto armado perdieron la batalla en las urnas. Lo mismo ocurrió con Arleth Casado, esposa del sindicado de parapolítica Juan Manuel López Cabrales.

En el partido de la U quedaron por fuera los familiares de los cuestionados políticos de ese partido. A Eduardo José Tous de la Ossa, ficha clave de Bernardo el ‘Ñoño’ Elías, y su hermano Julio Alberto Elías Vidal, que aspiraba a la Cámara, no les alcanzó la influencia del procesado senador para entrar al Congreso.

Por esta colectividad también quedaron por fuera políticos como Ángel Custodio Cabrera, Jimmy Chamorro Cruz, Manuel Guillermo Mora Jaramillo y Hernán Penagos Giraldo. Además de Hugo Ospina representante de los taxistas en el país.

El Polo Democrático perdió al actual representante Alirio Uribe Muñoz, al igual que los excongresistas Jaime Dussán Calderón y Wilson Borja.

Finalmente, entre los partidos que se quemaron en conjunto están Opción Ciudadana, Somos, partido que avala la candidatura de Viviane Morales, y la Farc. Sin embargo, esta colectividad cuenta con las cinco curules que les garantiza el Acuerdo de paz.

En alianza con KienyKe.