Llegó diciembre y con ella la tan anhelada prima por eso las autoridades entregan recomendaciones para que los ciudadanos no sean víctima de hurto al momento de recibirla.

La coronel Doris Manosalva, jefe de Prevención de la Policía Metropolitana de Bogotá, invita a "todos los ciudadanos a que verifiquen los lugares donde van a llegar, que verifiquen de igual manera las personas que puedan estar alrededor de ellos, que establezcamos si vemos al momento de hacer uso de un cajero automático vemos algo irregular, algo anómalo, inmediatamente pongamos en contexto a la Policía Nacional".

De igual forma, otra de las recomendaciones es no contarle a todo el mundo la transacción que va a realizar.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

"Lo más importante es saber ustedes con quién van a hacer el retiro, mirar el lugar en donde lo van a hacer y ser prudentes y muy reservados con el manejo de esta información", mencionó la coronel Manosalva.

Si a usted se le queda la tarjeta bloqueada en el cajero, esto debe hacer: "lo primero es llamar inmediatamente a la entidad bancaria a la cual tienen asignada su tarjeta de crédito y posteriormente ponerlo en conocimiento de la Policía Nacional para que nosotros, a través del cuadrante, hacer una verificación de que no tenga alguna alteración o modificación dicho cajero", comentó la coronel.

Tenga mucho cuidado, no acepte ayuda de ningún tercero ya que puede ser una presa fácil de los delincuentes. Ante cualquier amenaza comuníquese con la Policía.

"El 123, la primera línea de atención, el número del cuadrante del sector, el CAI, la estación de Policía pero la primera línea más importante es el uso del 123", aseguró la coronel.

Cuando vaya a realizar un pago con su tarjeta de crédito en un establecimiento de comercio, no pierda de vista la tarjeta y fíjese que le devuelvan el mismo plástico. Si va a realizar un pago con su tarjeta débito en un establecimiento de comercio, siempre tape la digitación de su clave.

Por: Carolina Beltrán